12 de abril de 2018

Internacional

Estados Unidos y sus aliados se preparan para atacar Siria

Tras un ataque químico en Duma del que se acusa al Gobierno de Assad, los Estados Unidos y sus aliados se preparan para atacar Siria, convertida en el principal escenario de la guerra fría entre estadounidenses y rusos. Por El Salto.


Estados Unidos, junto con sus aliados Reino Unido y Francia, se aprestan a bombardear Siria en un paso más de la nueva “guerra fría” entre las potencias internacionales rusa y estadounidense. La excusa para esta intervención militar que podría ser inminente es el ataque químico que tuvo lugar el 7 de abril contra la ciudad de Duma, último bastión de Ghuta en manos de las milicias islamistas que se enfrentan al Ejército de Bashar al-Assad, y en el que murieron 50 civiles y más de 500 resultaron heridos.

En un primer momento, Siria y su mayor aliado, Rusia, negaban la existencia de un ataque químico y, a pesar de imágenes y vídeos que han trascendido, afirmaban que se trataba de una noticia falsa, pero la Organización Mundial de la Salud ha confirmado, a través de sus contactos con centros médicos de la zona, que decenas de personas sufrían síntomas de haber sido expuestas a “químicos muy tóxicos”. Estados Unidos acusa del ataque a Siria y Rusia, mientras que Assad ha rechazado su responsabilidad, y el canciller ruso Serguéi Lavrov anunció que “Siria está interesada en cooperar” en la investigación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). Sin embargo, el día 10 se produjo en la ONU un fuego cruzado de propuestas de resolución entre Estados Unidos y Rusia, ninguna de las cuales salió adelante: la propuesta estadounidense fracasó por el veto de Rusia y las dos resoluciones rusas no lograron los votos necesarios.

En estos momentos, un convoy de la OPAQ viaja hacia Ghuta, aunque sólo tienen potestad para constatar el ataque y no para determinar el responsable. De los 33 ataques químicos documentados en Siria en los últimos siete años, la ONU concluyó en un informe en septiembre de 2017 que 27 de ellos eran responsabilidad del régimen, y en seis de ellos no se pudo determinar la autoría. La región de Ghuta, tomada por milicias anti-Assad de corte islamista, sufre desde hace cuatro años el asedio del Ejército sirio apoyado por tropas rusas. Después de un fuerte asedio que comenzó a finales de febrero y que ha provocado más de 1.600 muertos, solo Duma permanecía ya en manos de las milicias, y hace unas horas ha sido tomada por el Ejército.

Trump amenaza con misiles "bonitos, nuevos e inteligentes" contra Siria

Independientemente de que las investigaciones puedan confirmar o no la responsabilidad de Assad en la masacre de su propia población, conociendo la trayectoria estadounidense pocos creen ya que un ataque contra Siria, que muy probablemente mate a cientos de civiles, se vaya a producir por motivos humanitarios. Genera sospechas, también, el repentino interés de Trump por proteger a unos civiles que llevan siete años sometidos a los ataques tanto del régimen de Assad y sus aliados rusos como de las milicias financiadas y armadas por diferentes potencias, incluidos Estados Unidos, y teniendo en cuenta que su guerra estadounidense contra Iraq en 2003, por citar un solo ejemplo, mató a 134.000 personas en diez años.

“Rusia promete derribar todos y cada uno de los misiles lanzados contra Siria. ¡Prepárate, Rusia, estarán llegando, bonitos, nuevos e inteligentes! No deberíais ser socios [Rusia] del animal asesino de gas que mata a su gente y disfruta con ello”, ha publicado Trump en la red social Twitter, con su habitual tono belicista.

En estos momentos, dos destructores de la Marina estadounidense están en posición para atacar Siria, un ataque que podría producirse en breve, aunque en las últimas horas el magnate y presidente estadounidense ha matizado que “nunca dije cuándo tendría lugar un ataque contra Siria. ¡Podría ser muy pronto o nada pronto!”.

Por otro lado, la primera ministra británica, Theresa May, ha afirmado que el ataque químico “no puede quedar sin respuesta” y acaba de convocar un gabinete ministerial urgente para concretar el ataque militar contra Siria. La intención de May es aprobar ese ataque sin pasar por la aprobación del Parlamento, donde no cuenta con mayoría. En respuesta, el líder laborista Jeremy Corbyn ha denunciado que “más bombardeos, más asesinatos, más guerra no salvará vidas. Sólo se llevarán más vidas y generarán guerra en otro lugar”.

Estados Unidos y Reino Unido, además, contarán probablemente con el apoyo de Francia. El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó el martes que “si la línea roja se ha cruzado, dará lugar a una respuesta”. En las últimas 48 horas, Donald Trump y Macron han mantenido comunicación en dos ocasiones para acordar “una reacción firme” contra Siria. Además, Macron y el príncipe saudí Mohammed bin Salmán, de visita en Francia, han acordado “una estrategia común” para Oriente Próximo. Salmán declaró que Arabia Saudí —que en los últimos tres años ha matado a 14.000 civiles y provocado dos millones de desplazados en Yemen— “está dispuesta a participar en una acción militar” y que “si nuestra alianza con nuestros socios lo exige, responderemos presentes”.

Siria se ha convertido en el nuevo campo de batalla en la “guerra fría” ruso-estadounidense, en la que entran en disputa todas las potencias regionales —Arabia Saudí, Irán, Turquía— y que, además a tener a los civiles como principales víctimas, amenaza con convertirse en una nueva conflagración a escala mundial.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.