9 de febrero de 2018

Géneros

La revolución feminista no será televisada


La irrupción de los temas feministas en la pantalla grande implica un paso importante a la hora de masificar el mensaje de lucha. Muchas pueden ser las contradicciones y aciertos a la hora de debatir en programas televisivos que en otro tiempo supieron ganar su audiencia a base de cosificar y maltratar mujeres. Los tiempos cambian. Este es un momento bisagra y la televisión parece interesada en escuchar. Sin embargo, de algo estamos seguras es que la revolución feminista está en las calles, en las camas, en los cuerpos y jamas será televisada. Por Leticia Corral (ANRed).


"¡Jorge Rial esta con el pañuelo de la campaña por el Derecho al Aborto Legal y dijo que dará lugar en su programa a hablar sobre el tema!". Recibí este mensaje por whatsapp escéptica y un poco confundida. Me tomó mi tiempo evaluar porqué no podía comprender que un programa cuya historia es absolutamente criticable, hoy es quien abre la puerta al debate feminista.

La televisión puede ser una gan aliada en la masificación del mensaje de lucha, de ahí la importancia de aprovechar el espacio para romper ciertos estereotipos que recaen sobre las mujeres y feminidades disidentes en general y sobre las militantes feministas en particular. Hablar de aborto en el horario de la novela ayuda a quitar la practica del clóset y permite divulgar la existencia de un proyecto de ley que jamás contó con la iniciativa política de ser debatido en el Congreso, y que resulta un deuda historica en un país donde la ilegalidad del aborto es la principal causa de muerte materna, sobre todo en mujeres jóvenes y pobres.

Comencé a dejar de lado mi escepticismo. Al fin y al cabo se rompe el cerco mediático gracias al trabajo del movimiento de mujeres y de todos los medios alternativos y comunitarios que dan voz a las demandas y acompañan cada acción feminista en el espacio público. Los medios alternativos hemos hecho docencia para informar desde una perspectiva de género, sin espectacularizar la violencia hacia las mujeres y cuerpos feminizados, acompañando cada una de las masivas marchas.

Aprovechar el espacio televisivo resulta de gran ayuda, sobre todo de cara al "8M", el Paro Internacional de Mujeres, para poner en agenda nuestras demandas, mencionar las desigualdades a las que estamos sometidas y exponer cada una de las violencias que experimentamos.

Sin embargo, no le vamos a permitir a la industria televisiva que haga de nuestras luchas mercancías. No vamos a permitirle que “venda” un modelo de feminista jóven, letrada, y de clase media acomodada. No vamos a permitirle que diga que existen tantos feminismos como mujeres, y utilice sus maniobras para enfrentarlas al aire para entrener al show mediático, otrora encarnado por vedets. Las mujeres que vamos construyendo un feminismo sudaca no peleamos entre nosotras ni nos criticamos descarnadamente, no existen grietas, existen desacuerdos y el ánimo de debatirlos. No vamos a permitirle que nos ponga en el lugar de madres/docentes, explicandole a los varones cómo se hace para ser menos machistas.

No necesitamos que nos acompañen, necesitamos que los varones comprendan cómo el patriarcado también les afecta y comiencen a hacer los mayores esfuerzos por desmontar el mandato de masculinidad que no les permite ser felices. El feminismo no es un asunto de mujeres.

Por eso estamos convencidas de que la revolución jamas será televisada, pero bienvenido el espacio para masificar este grito global que impulsa el movimiento de mujeres, ya que como dice la artista trans Susy Shock “no queremos ser más esta humanidad”.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.