5 de diciembre de 2017

Culturas

“La historia fue dejando paso al presente”

El jueves 30 de noviembre se estrenó Sinfonía en abril, un documental realizado por Teresa Saporiti y Claudio Remedi. ANRed dialogó con Saporiti acerca de este film que traza diversos puentes entre las ciudades de Erevan en Armenia y la de Buenos Aires en Argentina, a partir de la conmemoración genocidio iniciado en abril de 1915 por el Imperio Otomano. Por ANRed


-¿Cómo surgió la idea de Sinfonía en abril?

Teresa: Sinfonía en Abril surgió hace más de diez años, cuando un compañero del CBC me habló del genocidio armenio. En su momento, yo no sabía nada del tema y le prometí que en cuanto pudiera iba a hacer algo para darle visibilidad a este hecho histórico al cual no sólo le falta ser reconocido y juzgado, sino que necesita ser incorporado al relato histórico con mayor presencia de la que tiene hoy en día. La matanza de más de un millón y medio de personas no debería pasar desapercibida.

Luego, ante la proximidad del centenario, se dio el contexto ideal para armar algo y le propuse a Claudio Remedi hacer la película, ya que Claudio es un documentalista de larga trayectoria y con gran interés por esta clase de temas.

- ¿Cómo fue el proceso de filmación y de posproducción?

- Como buen documental, se realizó de manera muy orgánica, siempre hubo lugar para incorporar cosas que no estaban previstas. De la idea original no quedó casi nada, porque cuando empezamos a meternos en la comunidad y a filmar los preparativos para los actos conmemorativos del 24 de abril, las acciones e imágenes que se desprendían de eso eran muy fuertes y por eso ganaron protagonismo. Nos habíamos imaginado cómo podía ser el proceso de construcción del centenario, pero cuando estuvimos ahí aparecieron cosas nuevas. La fuerza y la carga emotiva de todos los días de filmación llevaron el documental hacia otro lado. Fuimos convirtiéndolo en algo observacional sin que sea algo que nos hubiéramos propuesto desde el vamos. También la comunidad armenia fue extremadamente receptiva con el documental, nos abrieron las puertas a todos los ámbitos y desarrollaron sus actividades como si nosotros no estuviéramos presentes. Eso nos dio luego una gran libertad a la hora de editar, ya que el material estaba muy bien. De hecho, el momento del armado de las líneas narrativas y de selección de tomas fue complejo por la cantidad de material que teníamos. Pero como buen documental, fue en el momento del montaje donde todo terminó de encajar. Decidimos sacar cualquier referencia a los hechos históricos desde el relato clásico y nos quedamos con el ida y vuelta entre las dos ciudades. La historia fue dejando paso al presente. Si bien hay referencias al contexto histórico y una pequeña cantidad de material de archivo, decidimos apelar a la fuerza de los movimientos que generan un rescate de la memoria, de la cultura, dejar el pedido de justicia, hacer hincapié en el presente y no malcriar al espectador dándole toda la información ya masticada.

Finalmente, el aporte de Horacio Almada, en la post de sonido, terminó de cerrar el proceso, ya que armó una banda sonora que acompaña los momentos a través de campanadas, latidos, sonidos que derivan en planos sonoros ajenos, climas complejos, que llevan al plano de lo onírico y con un uso maravilloso de momentos de silencio absoluto.

- ¿Por qué decidieron no hacer entrevistas?

- Si bien filmamos una entrevista y teníamos planeadas algunas más, nos fuimos dejando llevar por el devenir de los acontecimientos, filmamos muchos momentos muy ricos en gestos, expresiones, con mucha carga emotiva, doloroso por momentos. Eso nos llevó a replantear el tema de las entrevistas. Al final consideramos que no eran necesarias. En este caso realmente valió la frase “Una imagen vale más que mil palabras”.

- ¿Se pudo exhibir el documental en Armenia?

- El documental todavía no se exhibió en Armenia, aunque estamos en eso.

- ¿Cómo fue recibido por la comunidad en Argentina?

- La recepción fue muy buena. La gente de la comunidad armenia que lo vio quedó contenta, emocionada y también agradecida por este trabajo, ya que lamentablemente no están acostumbrados a que gente no armenia se interese por el tema del genocidio. Lo que ellos mismos propusieron es que intentemos mostrarlo en escuelas y centros educativos. Y a eso vamos.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.