27 de noviembre de 2017

Educación

La “Universidad de Formación Docente” del GCBA, un intento de reforma estructural ilegítima y con tintes privatizadores


El anuncio oficial por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires acerca de la presentación de un Proyecto de Ley en los meses siguientes que disolvería los 29 Institutos de Formación Docente de la Ciudad y crearía una “Universidad de Formación Docente” como única institución de formación de la docencia suscitó fuerte rechazo por parte de la comunidad educativa en su conjunto por entenderse esta medida como un claro avance hacia la tecnificación y futura privatización de la educación. Por corresponsal popular, para ANRed.


El anuncio fue realizado primero informalmente y a través de los medios de comunicación, increíblemente, y luego por el jefe de Gobierno de la Ciudad ante los medios. Si bien varixs rectores de los Institutos de Formación Docente fueron citados el miércoles pasado a una reunión informativa, se desconoce por completo al día de hoy el contenido del Proyecto de reforma y sus fundamentos, que fue elaborado por la Dirección General de Planeamiento Educativo (DGPLEDU), dependiente de la Subsecretaría de Planeamiento e Innovación Educativa del GCBA.

Esta medida inconsulta, de fuerte carácter antidemocrático, desconoce por completo la historia y antecedentes de la formación de la docencia en la Ciudad y la especificidad del aporte de los Institutos de Formación públicos a los recorridos formativos y profesionales de las maestras y los maestros, y constituye un manotazo a la autonomía de los recorridos pedagógicos de los Institutos, que funcionan hoy en día democráticamente, lo que ha favorecido la elevación del carácter crítico de la formación docente.

La creación de tal Universidad abriría un proceso de fortísima centralización y control de la currícula, enorme recorte en el presupuesto destinado a la formación docente y, en síntesis, el avance hacia el vaciamiento de perspectiva política en las formaciones docentes, volcando el eje de los recorridos pedagógicos hacia la formación de “técnicos”. Esconde además que ya se ha iniciado un proceso de recorte de los presupuestos universitarios y de control de cátedras y manejo discrecional de los concursos docentes en la UBA (Universidad de Buenos Aires)

Otro elemento que torna aún más ilegítima la propuesta es que se trataría de una reforma estructural del sistema de formación docente que de ninguna manera podría iniciarse sin un proceso de debate profundo que implique activamente a toda la comunidad educativa (que desborda los límites de los Profesorados, pues se trataría de un proceso que tendría implicancias para todos los niveles educativos, en tanto hablamos de la formación de futuras maestras y maestros) poniendo en claro sobre la mesa objetivos, estrategias y alcances de la reforma.

“Crisis vocacional”, el argumento falaz del GCBA

La semana pasada, en una clara maniobra para acumular legitimidad social de cara a la pretendida reforma, el Jefe de Gobierno Horacio Rodriguez Larreta y la Ministra de Educación de la Ciudad Soledad Acuña, rodeados de diversos funcionarios de Nación y del GCBA, anunciaron los lineamientos generales que implicaría la reforma educativa, presentando argumentos falaces que no explican realmente la ausencia de maestras y maestros en las aulas (la cantidad de egresados de los institutos de formación docente bajó 25% en los últimos diez años.) El argumento falaz echa mano al concepto de “crisis vocacional”, omitiendo por completo hacer mención a las duras condiciones de trabajo que enfrentan las y los docentes de la Ciudad desde hace décadas, que implican salarios de pobreza que no llegan a cubrir la canasta básica de alimentos, debiendo muchxs docentes recurrir a los dobles turnos de trabajo (lo que redunda necesariamente en la calidad de la enseñanza y provoca ausentismo docente) y falta estructural de recursos en las escuelas.

Con respecto a las condiciones de cursada de lxs futurxs docentes y a los planes de estudio de los Profesorados, Ademys afirma que “en la ciudad se han aplicado sucesivas reformas de los planes de estudio de estos Institutos, todas impulsadas desde los gobiernos y desoyendo a docentes y estudiantes. Estas reformas, muchas de las cuales han sido impulsadas por el PRO, han restringido enormemente las posibilidades materiales de estudio, superponiendo instancias fuera del horario de cursada y extendiendo artificialmente las carreras.”

UTE se sumó al repudio y sostuvo en un comunicado que “si quieren promover la vocación docente podría empezar por no cerrar las paritarias por decreto y con baja del salario real, garantizar jardines maternales para los hijos de los docentes como establece la ley y dar estabilidad anual de los trabajadores jóvenes en el sistema de suplencias”.

Falta de presupuesto y bajos salarios

La reforma inconsulta da por sentado que la formación actual sería deficiente, pero no explica realmente por qué considera eso. Si analizamos la baja del 25% en la graduación de docentes mencionada más arriba, vemos que las estadísticas que muestra el Gobierno indican que tal graduación ha disminuido en la Ciudad de Buenos Aires mientras se eleva moderadamente en el resto del país, en los últimos diez años. Ello indicaría un déficit específico de la gestión Cambiemos en el período 2007-2017. En este caso la estadística muestra que el presupuesto a la educación pública viene descendiendo en la Ciudad, en relación con la privada. Y al mismo tiempo mientras en la mayor parte del país el salario docente está por encima de la media del salario de lxs trabajadorxs, en el caso de la CABA el salario docente se encuentra por debajo de la media de lo que se cobra en este distrito, el más rico del país en sus ingresos.

A su vez los Institutos de Formación públicos mantienen la graduación, mientras que los privados son quienes descienden. En vez de abordar al sector que viene empeorando sus índices, los privados, el Gobierno ataca a los terciarios públicos, que vienen elevando su calidad y manteniendo sus índices de graduación.

“Calidad educativa” = formar técnicos, ajustar y privatizar

En palabras de Larreta, "una educación del futuro para chicos del futuro requiere también docentes del futuro. Por eso, estamos lanzando la creación de una universidad para los docentes, para jerarquizar y para que tenga cada vez mejor calidad la formación". Las palabras del jefe de Gobierno porteño pronunciadas antes de anunciar que el proyecto sería enviado a la Legislatura provocaron una enorme indignación y repudio en amplios sectores de la docencia pues implica una burla a los reclamos que vienen sosteniendo hace años por mejoras en las condiciones de la formación y el ejercicio docentes. Como bien se sabe, los conceptos de “jerarquización” y “calidad” en boca de estos funcionarios responden a los paradigmas neoliberales de privatización de la educación, la preparación de los alumnos para el mercado laboral y un fuerte ajuste del plantel de trabajadorxs de la educación.

Enérgicos repudios

Las críticas y repudios a esta iniciativa no se hicieron esperar y el mismo miércoles 22 diversos actores de la comunidad educativa (directivxs, docentes, estudiantes y graduadxs), Centros de estudiantes y Gremios educativos llamaron a reuniones de emergencia y asambleas de base para debatir y delinear acciones conjuntas, emitiendo además pronunciamientos públicos de repudio al anuncio de la reforma de la formación docente.

Por su parte, lxs estudiantes terciarios se reunieron en una masiva Asamblea el sábado 25 y resolvieron, entre otras medidas de lucha, movilizar el miércoles 29/11 al Congreso en el marco de la movilización docente contra la Reforma Laboral y Educativa, el reclamo ante la Comisión de Presupuesto de la Legislatura de la Ciudad el día jueves 30/11 y la posterior confluencia en el Instituto Superior del Profesorado Joaquín V. González a las 14.30hs para participar de la conferencia de prensa que darán las rectoras y los rectores de los Institutos de Formación Docente de la Ciudad, para luego culminar en una gran asamblea estudiantil. El plan de lucha incluye también medidas judiciales como recursos de amparo para frenar el proyecto de la Universidad de formación docente y la realización de un festival en defensa de la educación pública, entre otras.

Ademys y UTE convocan a una asamblea abierta y a un plenario de delegadxs respectivamente para este lunes 27/11, para definir medidas de acción.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.