19 de noviembre de 2017

Derechos Humanos

Sergio Maldonado: “Lo que quiero es saber la verdad y tener justicia”

Sergio Maldonado volvió a Esquel y, con la fuerza que lo fue forjando en medio del dolor, accedió a una nueva entrevista. "Cuando digo que quiero que se investigue todo es desde la ministra Bullrich hasta el que lavó las camionetas en un escuadrón. Hay una cadena de un montón de gente involucrada. No es sólo los que estuvieron ahí. Los que estuvieron ahí reciben órdenes. Yo no quiero el paquetito armado, quiero saber la verdad. Y que se haga justicia", afirma. Por Nano Peralta.


Sergio Maldonado regresa a Esquel después de casi un mes. La última vez que estuvo fue quizás el peor día de su vida. El 17 de Octubre de 2017, tras 78 aciagos y dolorosos días, un buzo de la Prefectura Naval Argentina dio aviso del hallazgo de un cuerpo en una zona del río Chubut ubicada a pocos metros río arriba de donde fue visto por última vez con vida su hermano, Santiago Maldonado, un joven de 28 años.

El cuerpo apareció flotando en el río, apenas enganchado de una rama de un centímetro y medio de espesor, en un lugar que ya había sido “rastrillado” muchas veces antes. Una parte del río de poco más de un metro de profundidad al momento del hallazgo pero que el 1 de agosto tenía menos agua y en la que el agua corre a muy poca velocidad.

Sergio y su esposa Andrea, acompañados de su abogada, era la primera vez que podían participar de uno de los numerosos rastrillajes que ya se habían realizado en el río. El juez que tuvo la causa desde el primer día y al que lograron recusar tras haber adelantado su opinión sin probar nada, nunca los había dejado ingresar. El nuevo juez sí, justo ese día. Cuando dieron aviso del hallazgo, la familia pidió esperar a su perito de confianza antes de que lo retiren del río. Tuvieron que soportar más de siete heladas horas a pocos metros del cuerpo, que se veía desde varios lugares, hasta que finalmente fue trasladado a la morgue de Esquel. Sergio no pudo reconocer a su hermano esa noche. Minutos antes de que su auto saliera de la sala judicial ubicada en el cementerio, una ambulancia privada en la que fue trasladado el cuerpo salía por el portón de hierro llevando al médico que oficia de forense de la Policía Federal. El profesional salía asintiendo con la cabeza como intentando confirmar a los cronistas que allí estábamos que efectivamente era el joven desaparecido. Un mes después, ese mismo médico es imputado por ser el principal sospechoso de haber “viralizado” fotos del cadáver de Santiago cuando aún no se podía precisar su identidad.

Lo que pasó antes de que aparezca el cuerpo sin vida de Santiago es una historia plagada de zonas oscuras, un laberinto de ocultamientos y mentiras que serán muy difíciles de probar pero que muchos sabemos se parecen bastante a lo que en verdad ocurrió aquel 1 de agosto.

Sabemos que Santiago Maldonado estaba ahí desde el 31 de julio solidarizándose con un grupo de integrantes de una comunidad mapuche que cortaba la ruta para pedir la libertad de su lonko.

Sabemos que el Juez Guido Otranto dio orden de despejar la ruta 40 y que eso se logró muchas horas antes de que más un centenar de gendarmes ingresen ilegalmente al territorio que los mapuches decidieron recuperar del control de la multinacional Benetton.

Pudimos conocer de su propia boca, que el Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Patricia Bullrich había instado a todas las fuerzas de seguridad de la región a actuar bajo la figura del delito de flagrancia. También supimos luego que estuvo a escasos kilómetros de donde fue visto Santiago por última vez con vida y no sólo saludando a sus subordinados.

Escuchamos también como la justicia que debía investigar, los gobiernos en sus tres niveles, los grandes medios de comunicación y la propia fuerza de seguridad sospechada regaban la causa de falsas hipotésis, de versiones distractivas, de hostigamiento a las víctimas y resguardo de los posibles victimarios.

Muchas cosas más sabemos del contexto previo en que se dio este nuevo caso de desaparición forzada en nuestro país y que muchos colegas valientes y responsables ya han desarrollado en publicaciones que formarán parte del acervo de la dignidad periodística argentina. Pero lo que más contundentemente sostenemos es que Santiago fue víctima del accionar represivo ilegal de la Gendarmería habilitado por el gobierno de Mauricio Macri.

Está claro que muchas mentiras ya se han ido diluyendo. Sergio sigue manteniendo viva la esperanza de llegar a la verdad. Continúa junto a su familia exigiendo una investigación exhaustiva, efectiva, imparcial e independiente, que hasta aquí le ha sido negada en la práctica. Una investigación que haga las preguntas correctas a las personas correctas. Una investigación que logre develar al menos lo que quede disponible de una verdad que fue prolija, perseverante y malignamente mutilada.
Sergio Maldonado volvió a Esquel, y con la fuerza que lo fue forjando en medio del dolor, accedió una vez más a conversar con este cronista, que al igual que él y su familia solo espera verdad y justicia por Santiago.

-Ya pasaron 108 días desde que desapareció tu hermano. ¿Cuán lejos o cuan cerca ves la posibilidad de justicia para Santiago?

-La realidad por lo que me viene marcando todo es que viene muy lenta. Pero las esperanzas no se pierden. Yo creería que una vez que entreguen el cuerpo, que se tengan todos los resultados de las pericias en la morgue por el tema de la autopsia, ya ahí tendría que empezar a destrabarse y por lo menos saber cómo murió. Saber cuál fue, al no tener marcas físicas, cuál sería la causa de la muerte. Ahora, ¿dónde murió? ¿en qué contexto? ¿Dónde estuvo el cuerpo? Todo ese tipo de preguntas empiezan ahí, no es que ahí se termina la historia. Podemos saber la causa de la muerte para que nos entreguen el certificado de defunción, si es que está todo bien o algún perito se opone y dice esto hay que volver a peritarlo, una contraprueba, o algo por el estilo.

-¿Puede ser discutible la causa de la muerte? ¿Hay Lugar para interpretaciones dentro de las pericias forenses?

-Y, hay lugar para todo porque son muchos días. Son 78 días en que aparece el cuerpo, en intactas condiciones para lo que serían tantos días. Todo es muy raro. No es solamente el cuerpo sino también el DNI que tenía en el bolsillo, la plata, la ropa, en el lugar que estuvo.

-Se encontró una tonfa…

-Eso está mal dicho. No es una tonfa. Es como un bastoncito que se estira que se usa para artes marciales. Era de él. Él estaba practicando Kempo.

-Santiago llevaba el celular con chip chileno.

-No lo sabemos

-¿No se encontró ningún celular y no se encontró todavía la mochila?

-No, tampoco.

-¿Y qué respuestas está dando el expediente judicial en ese sentido? ¿Qué tipo de pericias se han realizado?

-De eso no tenemos nada. No tenemos ninguna información. Lo del celular todavía estamos esperando que venga de Chile, después que donde impactó. O sea, son todas cosas que están en el aire. De la mochila tampoco tenemos nada, porque la mochila de él nunca apareció. Cuando a mí me dijeron de la mochila, era el equipo de tatuador de él. No era la mochila que él tenía en el lugar.

-¿Cómo ves hoy, ya pasado bastante tiempo, que se trabajó en esa parte del río, antes, durante y después del hallazgo del cuerpo?

-Anteriormente se hicieron 7 rastrillajes. El más profundo, el más grande y el más conocido fue el del 18 de septiembre. O sea, en todos esos rastrillajes nunca se encontró nada.

-En ese rastrillaje no te dejan entrar

-Ni tampoco en los otros. Yo nunca entré en ninguno, salvo en este último que se encuentra el cuerpo. Y el cuerpo aparece en un lugar, en dirección directa donde está la casilla de guardia de la comunidad mapuche, a la vista de todos. Anteriormente había ido Verónica (Heredia), la abogada, había ido un perito, y nadie lo ve. Y es un lugar en el que gente de la comunidad va a buscar agua, ahí al lado, justo hay una bajada. Y aparece a contracorriente del lugar, en un lugar lleno de maleza. Muy rara toda la secuencia de cómo aparece. Para mí muy sospechoso. Y aparte con el agua mucho más crecida de lo que era el 1 de agosto. Cuando estén los resultados el 24 (de noviembre) se dictaminará por qué la ropa estaba en tan buenas condiciones si estuvo tanto tiempo en el agua. Todas esas cosas que nos preguntamos.

-¿Crees que hubo un apresuramiento en el tratamiento de la información que se hizo desde el Juzgado Federal luego del hallazgo?

-¿Al decir que no tenía marcas en el cuerpo? Por ahí fue algo apresurado. También es entendible. Por ahí tenía que salir a decir algo y también había peritos de la otra parte. Yo lo puedo cuestionar porque salieron los medios enseguida a decir: Murió ahogado, ya está, listo, se terminó. Era un viernes antes de las elecciones, se utilizó también políticamente. Pero también no nos olvidemos que había peritos de parte de la Gendarmería. Entonces, ¿qué iba a salir a decir el perito de Gendarmería? Algo también favorable al gobierno, diciendo que no tenía signos (en el cuerpo). No lo decía el juez, lo iba a decir otro, no lo sé, para juzgarlo o no. Sí me parece apresurado decir algo que después los diarios más importantes toman lo que les conviene y es favorable a alguien.

-Para ustedes, ¿en cuánto afectó la demora en el accionar del juez Otranto para poder develar algo de la verdad?

-Si yo lo tengo que decir así, sin pruebas, yo diría que en un 100%. Porque si se hubieran hecho las cosas bien yo tendría a mi hermano con vida. Si lo hubiera evitado… la responsabilidad es de él. Porque si no hubiese entrado Gendarmería ahí, y mi hermano no hubiera corrido, no lo hubieran reprimido, no se lo hubieran llevado, no hubiese tenido el destino que tuvo. Entonces yo tengo que responsabilizarlo en un 100% , porque permitió, porque no estuvo la orden. ¿Por qué ingresó ahí (la gendarmería)? ¿Por qué el día 4 (de agosto) que yo voy a la audiencia, si él no había avalado el ingreso y estaba buscando a alguien que lo habían desaparecido ¿por qué no toma acciones en ese momento -o antes- y los agarra, los detiene, los mete presos?
Yo no sabía lo que era la desaparición forzada. No usaba términos de abogados, no estaba yo relacionado con los Derechos Humanos como para saber esa palabra. Para mí era desaparición. No sabía que significado tenía, cuándo era forzada, cuándo no. El nombre de la carátula se la dan el 18 de agosto, ahí es cuando se hace el cambio. Por eso que nosotros sostenemos eso, más allá de que se cambió en ese momento pero desde el primer momento se tendría que haber investigado de esa forma. Pensá que estuvimos más de 60 días hasta que cuando asumió el Juez Lleral, consideró que Santiago estaba ahí y empezó a investigar de esa forma, sino Otranto seguiría buscándolo en otro lado.

-A pesar que ellos tenían en el expediente fotos de Inteligencia de Gendarmería donde se lo veía a Santiago en el lugar.

-Estaba ahí. Nosotros habíamos aportado el video del corte (de Canal 4 de Esquel). Un montón de cosas que hacen que la negación esa también pase a ser parte de la desaparición forzada, el negar, el no dar respuesta, el que no aparezca el cuerpo. Ahora, ¿cómo sigue la causa? Eran dos. Una de hábeas corpus y otra sobre desaparición forzada. La causa del hábeas corpus se cerraría porque aparece el cuerpo, no de la forma que queríamos pero aparece. Y hay que ver la otra como sigue. No es que yo quiero que tenga un nombre, lo que quiero es saber la verdad y tener justicia. No es que yo insisto que tiene que ser así, que me encapricho en que quiero que le pongan tal nombre. Me parece que saber la verdad no tiene un nombre en una carátula. Que se haga una investigación imparcial y que se sepa qué pasó.

-Han apelado ante la Cámara Penal y han solicitado nuevamente un grupo de expertos para tener una investigación exhaustiva e imparcial que, hasta aquí, ha tenido la negativa del Juez Lleral.

-Ayer la Fiscalía sube el comunicado del médico forense de la policía federal, que es quien replicó las fotos sin consideración ética y profesional. Eso es uno de los motivos por lo que nosotros queremos investigadores independientes. Porque alguien que tiene que actuar así no lo está haciendo. Las fuerzas de seguridad dependen del mismo ministerio. Prefectura, Policía Federal, Gendarmería, son diferentes áreas pero dependen de la misma cabeza.
Cuando pedimos expertos independientes, ya ni siquiera que sean de la ONU, pedimos que dejen ingresar gente de la Universidad de Esquel, de la Universidad de La Plata para que puedan tomar muestras de los que nosotros estamos pidiendo. El Instituto Provincial de Aguas de Chubut le pedimos que nos diga la temperatura, cuanto había subido el agua y esos datos no los tienen. Entonces, ¿a qué te dedicas? ¿Cuál es tu función como Aguas?

-¿Ustedes consideran que el tratamiento luego del hallazgo y en el momento de la extracción del cuerpo del río se hizo correctamente? ¿Hubo un cuidado de la escena?

-Cuando sacaron el cuerpo del lugar se cuidó la escena porque nosotros estuvimos en el lugar, después de eso no entró nadie más, entonces el lugar no sé cómo está. Desconozco si se modificó el escenario.

-¿Por qué crees que el juez Lleral suspendió el allanamiento a la estancia de Benetton?

-Lo de la suspensión del allanamiento a la estancia la verdad que no lo sé. Yo lo que sé es que primero se iba a hacer todo el perímetro del terreno de la comunidad y al otro día correspondían 60 kilómetros más para abajo. No hubo necesidad (de buscar río abajo) porque se encontró el cuerpo ahí.

-El caso tiene muchos puntos oscuros, como las contradicciones de los gendarmes. ¿Te preguntás cosas sobre eso?

-Claro, me pregunto sobre las cosas que se pidieron y se rechazaron, o de las que no tenemos información, como esto del agua, por ejemplo.

-¿Hay una estimación hecha de cómo estaban los gendarmes ubicados en el lugar en las horas del procedimiento?

-Está lo que se aportó de los relatos de ellos, pero si está no lo vi.

-En relación al tiempo que permaneció la Gendarmería dentro del territorio de la Lof (comunidad), siendo que ingresaron cerca de las 11 de la mañana y se retiran alrededor de las 17:30. ¿Se sabe lo que pasó en esas horas?

-Lo que tengo por los relatos es que entraban y salían camionetas, iban, quemaban, es decir una puesta en escena muy sospechosa. Todo muy sospechoso, pero por parte de ellos no hay nada.

-En el caso que la Cámara Federal acepte la inclusión del grupo de expertos ¿cómo crees que deberían re encausar la investigación?

-Digamos que ya ha pasado mucho tiempo ya. Por ejemplo, el río ya tuvo sus modificaciones. Se podrá ver algo, pero no el 100% de lo que pretendíamos. Habrá que esperar a ver cómo sigue. Es como que no podés emitir hacer juicios de valor sobre cosas que no tenés. A mí me gustarían tantas cosas que hubiesen pasado que no ocurrieron y tal vez Santiago hoy estaría con vida, no hubiésemos llegado a esta instancia, se hubiese aclarado todo pronto, pero no fueron dadas las circunstancias.

-Santiago estaba allí y además de estar allí corrió por la acción de las fueras de represión. Esto configura posibles diferentes situaciones penales que van desde la desaparición forzada al abandono de persona, en caso que lo hubieran visto ahogarse y no hubieran hecho nada por rescatarlo...

-Si. Tendría que ser todo demostrado. Y en el caso se ser así ¿por qué no lo dijeron en el momento. Si fue un abandono de persona.
Saquemos a Santiago de la escena, ¿nadie cuestionó el accionar de Gendarmería, que entró al lugar sin orden y a los tiros? ¿nadie lo cuestionó? ¿Quién dio la orden? Alguien tiene que ser responsable.

-El 24 de noviembre empieza otra etapa en la causa ¿Para qué te preparas?

-Y, por ejemplo, que me digan que hay ocho que son los que llegaron al rio, que son los culpables. Que hagan un moñito con un par títulos y me lo entreguen para navidad y que seamos todos felices. Y la realidad no es así. Yo cuando digo que quiero que se investigue todo es desde la ministra Bullrich hasta el que lavó las camionetas en un escuadrón. Hay una cadena de un montón de gente involucrada. No es sólo los que estuvieron ahí. Los que estuvieron ahí reciben órdenes. Yo no quiero el paquetito armado, quiero saber la verdad. Y que se haga justicia para todos. Aparte sé que va a durar años. Está demostrado en un montón de otros casos que pasan los años. Va a ser desgastante, pero bueno, será algo a lo que me tengo que acostumbrar en esta nueva etapa de mi vida que yo no la busqué.

-¿Qué resolvieron hacer con la familia cuando les restituyan el cuerpo?

-Eso ya está desde hace un tiempo, ni bien se encontró el cuerpo, yo le expliqué a mi vieja que por recomendación de los peritos el cuerpo debía permanecer ahí. Es doloroso porque no puede tener el cuerpo. Yo por ahí en el lugar de hermano es distinto a lo que puedan pensar los padres. ¿Y cómo va a ser? Si el 24 está todo bien, se retirará el cuerpo y le daremos sepultura el día domingo en 25 de Mayo. Ya está preparado el lugar donde va a ser. Pretendíamos que esto fuera antes, se fue demorando por los estudios, así que ni bien esté eso le daremos sepultura. Tampoco nos queda mucho tiempo de duelo porque la semana siguiente ya estaremos viajando para ver al Papa (Francisco). Mi vieja va a tener unos pocos días de duelo, pero también entiende que a ella que es creyente ver al Papa le va a hacer bien, como también me va a hacer bien a mí, en algo hay que creer.

-¿Que les decís a los que todavía siguen dudando de la familia Maldonado y a los que los están apoyando?

-La gente que está apoyando no necesita una explicación porque entiende como son las cosas. Yo puedo agradecerles y no me va a alcanzar mi vida para retribuir eso, porque la verdad es que fue muy conmovedor y sí pedirles que ante cualquier otro hecho, que ojalá nunca pase, tener la misma solidaridad, o por ahí tratar que se haga justicia en otros casos. Y los que no apoyan, yo no soy un pastor evangélico para andar convenciéndolos de algo. Ellos tienen que utilizar el sentido común. Si ellos quieren creer una cosa porque piensan que los que estamos buscando la verdad, es estar en contra del gobierno, o es algo político, sepan que hay gente que apoya que es del partido Radical, de Cambiemos, del PRO, por ahí son los menos. Hay otra parte que tomó como que esto es algo político, entonces están en contra. O demonizaron los derechos humanos como que son kirchneristas, entonces están en contra. Poner la muerte de una persona debajo de todo eso, me parece que están totalmente equivocados porque el valor de la vida está mucho más alto que cualquier partido, ideología. Yo entiendo que hay un porcentaje que siempre fue de derecha y bueno, va a pensar de esa forma, que el que corte la ruta es un piquetero y se merece cualquier cosa. Pero cuando estuvieron cortando la ruta De Ángelis y compañía, los condecoraron con un cargo político y ahora es senador. Entonces, depende de si el que corta la ruta tiene plata y lo hace arriba de un tractor está bien para la Sociedad Rural. Si la corta alguien que es por una causa o porque lo echaron del trabajo está mal. Hay que rever y ser un poco mas solidario en algunas cosas. El hecho de que apoyen y quieran tener verdad y justicia no es que es contra el gobierno actual. Si hubiese estado otro partido político, estaría en contra también. Por la forma de llevar a cabo la investigación. No es que yo soy anti Macri, o soy de Cristina y no soy de Macri. No es que es Boca o River. Yo lo que quiero es eso. Si hubiese estado Cristina y estaríamos en el 2014, estaría en contra pero no por algo personal sino por cómo se fue desarrollando la investigación. No tiene que ser algo político partidario. Todavía estamos a tiempo de que esa gente pueda rever como está encaminado y no mirar un canal y mirar otro. Hay que ser un poco más de mea culpa y usar el sentido común.

-¿Qué extrañás de Santiago?

-Extraño que no pueda estar haciendo lo que le gustaba. Todo el tiempo lo veo. No hay un día que no piense en él. Los diálogos son raros, y diferentes, y me los reservo. Pero, en algún momento nos vamos a encontrar. Es la ley de la vida. Sino no sería mundo. A veces nos tocan cosas, eso siempre dice mi abuela, a veces pasan las cosas porque pasan. Pasan porque es el mundo. Cuando uno mira y ve un accidente de tránsito y ve una familia llorando. La miraste y te fuiste a dormir y no pasó nada. Bueno, ahora me toca a mí, nos toca a nosotros. Todos tienen por ahí alguna desgracia o algo así. Algunos tuvieron justicia, otros no. Hay que convivir con lo que nos toca. Esa es la parte espiritual que me conforma.

Fuente: FB Nano Peralta




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.