9 de noviembre de 2017

Géneros

El aborto tiene mala prensa

El tratamiendo periodístico que la mayoría de los medios hegemónicos le brindan al tema aborto, ocupa muchas veces la sección policiales, o se transforma en noticia cuando se trata de una muerte o una violación. Lejos de interpretar la práctica como un derecho de las mujeres, mas bien utilizan un enfoque estigmatizante donde no escatiman en adjetivos para calificar y penalizar a la mujer que aborta. Peor aún es el ensañamiento, cuando se trata de una mujer joven y pobre. Abordajes inadecuados, faltos de información, representan otra manera de violentar. Por ANRed


Cada vez que la palabra aborto aparece en el titular de algún medio de comunicación hegenemónico esta acompañado de una serie de palabras que le dan un carácter negativo a la práctica. Lejos de ser interpretada como un derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, los medios asocian al aborto con la muerte, la pobreza entre otras categorías estigmatizantes.

Hace algunos días, trascendió la noticia de una adolescente en Salta que realizó una práctica abortiva inadecuada. Los titulares de todos los diarios no ahorraron en detalles morbosos para describir el método utilizado por la joven. El foco de interés fue comentar sobre los peligros de realizarse un aborto siguiendo la información disponible en internet, pero nada dicen sobre la falta de información de las adolescentes que en situaciones de vulnerabilidad no cuentan con las herramientas adecuadas para realizarse una practica abortiva que no sea una sentencia de muerte.

En Salta, la educación religiosa en escuelas públicas es obligatoria. Por lo tanto en este contexto la correcta aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), en las escuelas públicas salteñas es por lo menos conflictiva.

Aborto y muerte son presentadas como las dos caras de la misma moneda. De esta manera pareciera que la posibilidad de morir en un aborto es el destino la mujer que lo realiza. Sin embargo, en Argentina existe la posibilidad de acceder a un aborto legal bajo determinadas causales como así lo dispone el Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo

Por otro lado, la exitencia de una amplia red de consejerias pre y post abortos, como Socorristas que brindan información y acompañamiento a aquellas mujeres que desean interrumpir su embarazo, no trascienden a los medios de comunicación masivos. Sólo es noticia la muerte y las complicaciones en las practicas abortivas, puesto que poco se habla que existen posibilidades de realizarlas en condiciones de salubridad y seguridad para la mujer.

¿Cómo hacerse un aborto con pastillas?

La madre que aborta

Para los medios masivos una mujer que aborta es una madre. Hacer hincapíe en su condición de madre que mata, es una enorme confusión puesto que quien decide interrumpir un embarazo lo hace justamente para no ser una madre. Ser mujer no es sinónimo de madre, la maternidad no es un destino, sino una decisión. Así como muchas mujeres deciden ser madres otras deciden no serlo. El aborto es parte de la vida de una mujer, asi como puede dar “vida” puede decirdir “no darla”.

El caso emblemático de la joven tucumana Belén, quien fuera detenida y encarcelada por un aborto espontáneo, es un buen ejemplo. Su caso tomó estado nacional y los medios se hicieron eco de la enorme repercusión de la injusticia que vivió la joven. Aún despues de conocerse la sentencia que la absolvía de los cargos que se le imputaban, los medios de comunicación siguieron utilizando en sus titulares la palabra madre que mató.

Aborto y feto

Otra de las palabras recurrentes al hablar de aborto es el uso de la palabra feto. El eje que se resalta al utilizar esta palabra es el “asesinato de un ser” su uso refuerza esta idea. Las interrupciones de los embarazos ocurren en estadíos embrionarios anteriores a feto. Por lo tanto su uso ademas de erróneo refuerza la visión negativa del aborto.

Hace algunos meses, en una localidad de Pilar llamada La Lonja fue noticia el aborto espontáneo de una mujer pobre. En la noticia no faltaron los adjetivos negativos para culpabilizar a la mujer sobre la aparición de un “feto” arrojado a la vía pública. Asimismo publicaron datos personales como la dirección donde vivía la joven, hecho que desató la furia de algunos vecinos que intentaron lincharla. La falta de responsabilidad periodística a la hora de hablar sobre aborto deja al descubierto la inexistente perspectiva de género en las notas publicadas.

Finalmente, para que el aborto deje de ser una practica inadecuada y estigatizante, es necesario que circulen otros discursos. La defensa del derecho al aborto es una causa justa en razón de su contenido democrático y de justicia social, que busca asegurar el goce de los derechos humanos a las mujeres.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.