8 de noviembre de 2017

Derechos Humanos

“Hay una motivación política detrás de estos procesamientos”

Ezequiel Medone, integrante de Antena Negra TV y del colectivo DTL, fue uno de los comunicadores procesados por filmar la represión durante la marcha del pasado 1 de septiembre por Santiago Maldonado. Hoy carga con este problema sobre sus espaldas y, en diálogo con El Grito del Sur, denunció que "no hay elementos para procesar a esas 22 personas". Por Grito del Sur/ Imágen: Emergentes


“Estoy en la Comisaría 30 de la comuna 15. Detuvieron a mi hijo Ezequiel y su compañero Juan mientras estaban transmitiendo para Antena Negra y la Red de Medios Alternativos. En esta comisaría hay 7 detenidos, entre ellos un turista que pasaba por el lugar. Los tienen incomunicados, aún no los hemos visto, tampoco los han visto los abogados. No han mostrado el sumario. El juez que entiende en la causa no deja que los veamos. Son trabajadores de prensa y los detuvieron por estar filmando”. Este mensaje, que se viralizó por las redes sociales entre el la noche del 1 y la madrugada del 2 de septiembre, mostró a todas luces la desesperación de una madre por conocer el estado de situación en qué se encontraba su hijo. Ezequiel Medone fue detenido durante aquella masiva movilización a Plaza de Mayo por la aparición con vida del entonces desaparecido Santiago Maldonado, mientras filmaba la represión policial junto a otros trabajadores de varios colectivos pertenecientes a la comunicación comunitaria, popular y alternativa.

En una primera instancia fueron detenidos. Pero la cosa no quedó ahí. Hace poco menos de dos semanas, se conoció el procesamiento y el embargo de 22 de las 31 personas detenidas aquella noche. El acta del juez Marcelo Martínez Di Giorgi sostuvo “que fueron detenidos por derribar el vallado policial y agredir con piedras y botellas al personal en la plaza frente a la Casa Rosada”. En diálogo con El Grito del Sur, el periodista Ezequiel Medone -integrante de Antena Negra TV y del colectivo DTL- comentó la situación de los comunicadores procesados y los pasos que están siguiendo para lograr la revocación del fallo.

GdS: ¿Cómo se llegó a esta situación de procesamiento?

Es bastante extraño que haya avanzado de esta manera. Lo que se está haciendo con estos procesamientos es sostener unas actas judiciales que son totalmente falsas. Éstas plantean que a nosotros nos detienen en Plaza de Mayo luego de tirar el vallado, patear tachos y lanzar bombas molotov. Dicen esto, cuando está más que probado que a nosotros nos detuvieron filmando en la Avenida de Mayo y San José. Nos acusan de la misma situación a las 6 personas que estábamos detenidas en la misma comisaría.

Desde ese lugar, no entendemos porque el juez tomó la decisión de seguir con esta imputación y procesarnos, mandándonos a juicio cuando lo que sostienen se va a caer y nos van a terminar absolviendo. El tema es que pueden pasar años para que nos saquen el procesamiento. Claramente hay una motivación política de continuar con estos procesamientos: detuvieron a 30 personas en una razzia para poder salir a decir que ¨ los que causaban los desmanes iban a pagar y que nos iban a mandar presos ¨. No hay elementos para procesar a esas 22 personas.

GdS: Es decir, su único ¨ delito ¨, por así llamarlo, fue filmar los acontecimientos en el marco de su labor de comunicadores.

Éramos un grupo de alrededor de ocho personas filmando. Nos endilgaron un delito que es por “intimidación pública y resistencia a la autoridad” que, en realidad, requiere un montón de cosas para que se adapte efectivamente a eso. Ellos plantean que nosotros nos conocíamos desde antes y que nos organizábamos para crear esa situación. Eso no tiene ningún sustento en las pruebas. Es sólo una elucubración del juez en base a actas falsas de la policía, que se contradicen después con las propias declaraciones de los agentes. Las conductas que pueda haber habido no se encuadran dentro de esos delitos.

GdS: ¿Qué implicaciones creés que tienen estos procesamientos para el campo de la comunicación popular?

Es problemático porque, entre las cosas que plantean, dicen que nos hicimos pasar por periodistas para generar estas situaciones con los policías. Después de que nos detuvieron, hubo periodistas de lugares reconocidos que salieron a decir que nosotros éramos hippies con cámara, lo cual es problemático porque nosotros no necesariamente salimos a ejercer el derecho a comunicar con una cámara profesional. La verdad es que, si se plantea desde ese lugar, es problemático para nosotros. Vienen sucediéndose distintos ataques a la comunicación popular y este es uno más de todos esos. Pero también nosotros lo vemos enmarcado en algo que tiene que ver con el derecho a la libre expresión, que es lo que se ataca cuando en Córdoba allanan los locales de los partidos y de las organizaciones sociales y se llevan las banderas, los bombos y los afiches. O cuando salen por la tele a decir que hay que denunciar a los docentes que hablen de Santiago Maldonado. Hay un intento de que no trascienda cierta información que, en muchos casos, circula sólo por los medios comunitarios.

GdS: ¿Cuáles son los pasos a seguir con este tema?

En un par de semanas vamos a tener una apelación y en esa audiencia los camaristas deberían dar marcha atrás con esta decisión del juez. Cuando conozcamos la fecha de la audiencia, seguramente hagamos alguna movilización en las puertas de Comodoro Py para que sepan los camaristas que hay mucha gente mirando lo que están haciendo. Esto no va a quedar entre cuatro paredes. Esperemos que dé resultado para que nos sobresean. Ese es el próximo paso. También vamos a estar encarando una campaña desde los medios por el desprocesamiento, tanto de nosotros como de todos los imputados.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.