31 de octubre de 2017

Educación

El Operativo Enseñar 2017, el Plan maestro o la reforma laboral por otros medios

El Operativo Enseñar 2017 –OE2017- es un frente más de batalla en pos de seguir avanzando con las reformas educativas propuestas por la actual alianza gobernante Cambiemos, cuyo conjunto está expresado en el proyecto de Ley anunciado como Plan Maestro a principio de este año 2017, y persigue como objetivo: la criminalización docente, un ataque sistemático a los docentes que los presente como culpables de la crisis educativa o de los malos resultados obtenidos en las evaluaciones estandarizadas sobre los aprendizajes de los estudiantes; la universalización de las evaluaciones a los docentes que se ajusten a los estándares internacionales de calidad educativa –según los criterios elaborados por los organismos internacionales-; y el ajuste de las condiciones de trabajo docente a los resultados de dichas evaluaciones. Por Julián Odriozola


El Operativo Enseñar 2017 –OE2017- es un frente más de batalla en pos de seguir avanzando con las reformas educativas propuestas por la actual alianza gobernante Cambiemos, cuyo conjunto está expresado en el proyecto de Ley anunciado como Plan Maestro a principio de este año 2017, y persigue como objetivo: la criminalización docente, un ataque sistemático a los docentes que los presente como culpables de la crisis educativa o de los malos resultados obtenidos en las evaluaciones estandarizadas sobre los aprendizajes de los estudiantes; la universalización de las evaluaciones a los docentes que se ajusten a los estándares internacionales de calidad educativa –según los criterios elaborados por los organismos internacionales-; y el ajuste de las condiciones de trabajo docente a los resultados de dichas evaluaciones.

Para ello OE2017, además viene a sentar las bases para el recorte en los Institutos Superiores de Formación Docente tal cual está anunciado en el proyecto de Ley llamado Proyecto Aguilar que viene avanzando desde fines del año 2014. Todo este arsenal es la contraparte necesaria de la reforma laboral integral al conjunto del pueblo trabajador, que se pone en juego en estos momentos.

El Operativo Enseñar 2017 que se pone en ejecución este martes 31 de octubre es presentado por parte del Gobierno actual como una evaluación diagnóstica destinada a estudiantes del último año de institutos de formación docente que estén realizando su residencia en los profesorados de Educación Primaria y de profesorados de materias del ciclo básico de Educación Secundaria (Matemática, Lengua/ Lengua y Literatura, Historia, Geografía, Biología, Física, Química a Inglés). Las dimensiones a evaluar anunciadas de forma muy genérica son: comunicación escrita (lectura y escritura) y criterio pedagógico (planificación de la enseñanza, implementación de estrategias de enseñanza y evaluación de aprendizajes).

Lo primero a decir por sobre otras cosas y para sentar una base en este debate es que lxs docentes o futuros docentes no deberíamos oponernos ni rechazar las evaluaciones en sí mismas. Si tenemos que hacer el trabajo por desenmascarar los objetivos de éstas. La evaluación es parte de nuestro trabajo, y quienes hoy somos docentes y/o lo seremos, estamos rodeadxs de exámenes y de eso depende nuestra acreditación en la formación inicial o permanente. Si se trata de justificar dicho operativo en la obtención de información al servicio de posibles decisiones en el plano de política educativa y administración del sistema escolar, existen y conviven actualmente y desde la década de los 90 muchas y diversas evaluaciones, más o menos estandarizadas. Sileoni como Ministro de Educación ya había puesto en marcha en el 2009, el Operativo Nacional de Evaluación un censo que recaía sobre cada escuela del país, al cual justificaba por contener resguardos contextuales aunque se tratara de una prueba estandarizada elaborada para medir aprendizajes.

El OE2017 persigue otros objetivos que no informa de antemano. Porque la desinformación general, con la colaboración constante de los medios masivos de comunicación –medios de desinformación-, es una herramienta al servicio de estas reformas a implementarse. Uno de ellos es romper la resistencia de lxs docentes a dejarse evaluar, y a dejar pasar un sistema de méritos y rendición de cuentas atado al sistema de carrera docente, la posibilidad de obtener beneficios o castigos, aumentos en el salario, derechos laborales o acceso a cargos de mayor jerarquía. Evaluando a quienes en dos meses serán docentes, manipulando los resultados al servicio del desprestigio general docente, insertan la cuña al mismo tiempo que generan las condiciones para recortar en profesorados e instalar una nueva cultura desde formación docente.

Para dejarlo claro y avanzar. Lxs docentes que día a día, dentro y fuera de las aulas, peleamos y seguiremos peleando por dignidad y una educación para el cambio social, nos oponemos firmemente a que logre instalarse y se consagre la cultura de la evaluación. Esto es la evaluación de resultados como el centro de la práctica educativa sin atender procesos ni condiciones de enseñanza. Elena Duro quien está a cargo de la flamante Secretaria de Evaluación Educativa, lo dice claramente: “No puede mejorarse la educación sino se instala una Cultura de la evaluación”. Cecilia Veleda, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Formación Docente INFOD, viene insistiendo con esto desde la usina de Políticas Publicas CIPPEC1, antes de ser funcionaria “es necesario promover una cultura de la evaluación, activando y articulando instancias complementarias, como la participación en otras evaluaciones internacionales, la realización de evaluaciones nacionales censales periódicas”.  

Pero esta cultura de la evaluación no es un invento de la actual gestión sino que se trata de una política que parece irrenunciable, que ha sido impuesta en la reforma educativa de los 90, y que la política kirchnerista no ha dejado de adherir, tal como puede verse en el Operativo Nacional de Evaluación puesto en marcha en el año 2009, y como puede leerse en el documento oficial del Ministerio de Educación que lo justifica: Hacia una cultura de la evaluación. ONE. Censo 2009.

No es el objetivo de este articulo reflexionar sobre la evaluación, pero si dejar sentado que una evaluación que se ponga al servicio de mejorar la educación no podría jamás ajustarse a la obtención de información basada en aprendizajes estandarizados aislados de su contexto e intereses puestos en juego por quienes han sido parte, y que resulten capaces de medirse de igual modo en Shangai o en Claypole. Jamás podría prescindir de condiciones y posibilidades sociales, económicas, edilicias, laborales, etc. Una evaluación que solo se ajusta a resultados de aprendizajes y metas medibles sean alcanzables o inalcanzables, claramente contiene un sentido pedagógico que reduce la educación a una variable a ser a ser cuantificable, ajustada y ordenada en rankings según méritos y consecuencias de ellos.

"No puede controlarse la calidad con tantos institutos abiertos. En Finlandia, que tiene 5 millones de habitantes, hay ocho institutos de formación docente. En Francia, que tiene 66 millones, hay unos 40 institutos. En la Argentina, que somos 41 millones, tenemos 1500". Esta declaración de Esteban Bullrich a principios del año 2016 quita el velo por si misma sobre los objetivos que persiguen las reformas que tienen al OE2017 como puntapié.

El OE2017 se da en el marco de las reformas que propone y se están llevando a cabo bajo la gestión de Cambiemos. Dichas propuestas apuestan a profundizar el proceso de Mercantilización de la educación pública comenzado en la década del 90, que no ha cesado desde ese entonces y que hoy encuentra inmejorables condiciones de avanzar. El paquete completo de profundización de las reformas lleva el nombre de Plan Maestro, como proyecto de ley para una transformación estructural. Que tiene como objetivo final ponerse en consonancia con una reforma laboral general y para eso debe, por un lado, ajustar el sistema educativo a las necesidades del mercado laboral–en beneficio de los capitalistas, por supuesto y en detrimento de lxs trabajadorxs-. Y por el otro, atacar flexibilizando las condiciones de trabajo docente, desde la formación inicial en los profesorados y posteriormente en el sistema de carrera docente y la formación permanente. Para entender dicho requerimiento basta citar el pedido de Paolo Rocca, Ceo y dueño de Techint y uno de los hombres más ricos de Argentina, en el último Coloquio Idea: “La reforma educativa es fundamental. Los docentes tienen que hacerse responsables y ser evaluados en función de los resultados que logran”.

Para completar el escenario es necesario entender cómo se disponen y ejecutan las políticas educativas. El programa de reformas es diagramado por los organismos internacionales –el Banco Mundial desde la década del 90 viene cumpliendo un papel central, el OEI y la OCDE actualmente imponen la agenda a seguir-, este programa es legitimado por la clase política –en su conjunto- de turno –más o menos resignificado según el clima político y sus discursos- y es ejecutado por quienes gobiernan, apoyándose siempre en las reformas anteriores y el diagnostico que de ellas saquen quienes las han diseñado, pero con la ayuda fundamental de las Fundaciones y ONGs que trabajan en la teoría y puesta en práctica de la implementación de los requerimientos a las cuales se someten los estados en un proceso de Colonización educativa. Estas ONGs y fundaciones trabajan con diseños de implementación de políticas, son financiadas por organismos de crédito o directamente por grandes empresas multinacionales y quienes trabajan allí, muchas veces cumplen tareas de gobierno, son cuadros técnicos ministeriales o bien perfectos lobistas convocados permanentemente a estudios de televisión o columnas de prensa gráfica. Decimos colonización por la relación de dependencia de los estados nacionales con los organismos internacionales de crédito y cooperación para el desarrollo, quienes en base a las necesidades del modelo de acumulación capitalista, definen políticas públicas a las cuales los primeros quedan sometidos.

Profesores excelentes. Como mejorar el aprendizaje en América latina y el caribe. Es un documento elaborado por el Banco Mundial en el año 2012, y en este se encuentra la esencia de operativo enseñar. Ya que allí se detalla la importancia central de la evaluación a los docentes como centro de toda reforma educativa que se presume exitosa. Los docentes deben ser la variable de ajuste, y deben ser sometidos a evaluaciones, a la rendición de cuentas y a posteriores consecuencias en base a los resultados. Siendo premios y castigos los que terminan ordenando la tarea docente.1 La lectura del documento deja entrever que si lxs docentes no se convencen de las necesidades de la reforma, la reforma se llevara adelante pero no cumplirá con el espíritu de la transformación. El colectivo docente es considerado conservador por dicho documento y debe ajustárselo a otras condiciones de trabajo. Al mismo tiempo y para completar, la aparición de tutores, colaboradores y asistentes en las escuelas por fuera del convenio docente llevan consigo parte de esta tarea esencial.

Para terminar de entender dicho mecanismo es suficiente leer los documentos firmados por el Consejo Federal de Educación consensuados desde la asunción del gobierno de Cambiemos en el 2015 -Plan estratégico argentina enseña aprende 2016-2021, o el Acuerdo de Purmamarca en primera instancia-. CFE del cual son parte los ministros de educación de cada una de las jurisdicciones y de cada uno de sus partidos gobernantes, y representaciones sindicales. Política de estado como suele decirse. Consenso sin oposición. El Plan Estratégico Argentina enseña y aprende es la antesala del Plan Maestro, y este ya anuncia la centralidad de la evaluación en los aprendizajes. ¿Sorpresa?

Como vamos viendo, las reformas presentadas y muchas ya puestas en marcha, tienen condiciones de avanzar por varias razones. Cuentan a su favor la crisis educativa real, -una creciente degradación en las posibilidades de construir o acceder a conocimientos sociales, científicos, culturales-, en la que estamos insertos, que se basa en la fragmentación del sistema educativo –producto de una serie de reformas que ninguna reforma apunta a revertir -. Además, la idea falsa instalada en el imaginario social que la educación por sí misma es la herramienta que puede combatir la pobreza, y que de reformarse ésta, puede sacar de la pobreza a miles de jóvenes que transitan la escolaridad. Cuando los datos indican que el 50% de lxs niñxs y jóvenes del país viven en hogares pobres, y datos del Aprender 2016, sostiene que 50% de lxs jóvenes no terminan la secundaria en término. ¿La culpabilidad es solo de la escuela y de lxs docentes que en ella trabajan? Esto refuerza la consecuencia que las escuelas de los sectores más empobrecidos, tengan que cumplir tareas de contención de la conflictividad social, ya que es un hecho que en este diseño social un 30% de la población actual no tendría lugar en la estructura productiva.

Montadas esta serie de reformas sobre la idea de la educación como herramienta de combate a la pobreza, y justicia educativa, y en la clave de poner en sintonía el sistema educativo con las demandas del mercado laboral, por tanto a mejorar las condiciones de rentabilidad para la clase dominante, se hace necesario ajustar el sistema educativo a una Pedagogía del rendimiento, que tenga como valor fundamental la productividad y la rendición de cuentas en base a ella. Productividad es entendida en base a cómo mejorar un rendimiento con las condiciones actuales. Obtener mejoras ganancias con la menor inversión posible. Por lo tanto un sistema educativo será mejor si logra mejores resultados con las condiciones que cuenta. La clave será poner el esfuerzo en mejorar los resultados en la pruebas como indicador de mejorar la calidad sin transformar las condiciones en las cuales se trabaja. Pero para fortalecer dicha orientación se tendrán que orientar a competir docentes y escuelas en un sistema de rankings, e incentivos en base al mérito. Así de clarito lo propone el documento Profesores excelente del. Banco Mundial. “Las dos principales estrategias de recompensas financieras diferenciadas son las reformas a la carrera profesional y el pago de bonificaciones.” ¿Qué docencia se busca formar? El profesor o profesora excelente será aquella que mejores resultados obtenga en base a las evaluaciones sobre los aprendizajes de sus estudiantes, más tiempo en el aula pase, por tanto menos licencias se toma, menos participación sindical tenga. Y todo esto lográndolo con las condiciones de trabajo con las cuales cuenta. Sin reclamar inversión, ni mejores condiciones de trabajo y responsabilizándose individualmente por su desempeño.

Ninguna necesidad de reforma podría instalarse sin la colaboración de los medios de desinformación que colocan la principal culpabilidad en la docencia, que es presentada por el resto como un sector privilegiado de la clase trabajadora, por gozar de beneficios de estabilidad laboral, trabajo en blanco, etc. Y por otro lado, un modelo sindical fomentado desde hace tiempo desde las conducciones, que colaboran con la desmovilización del colectivo docente, la desmotivación a la participación del debate favoreciendo la disgregación de los reclamos sectoriales de la comunidad educativa con el conjunto de los reclamos. Y haciendo de la educación una cuestión salarial o un debate exclusivamente jurídico de derecho laboral.

La batalla que se nos presenta a lxs docentes es material, económica, jurídica, legal pero también es cultural por el presente y futuro de nuestras condiciones de vida. Combatir contra la cultura de la evaluación y contra una educación que siga respondiendo al modelo que mejores ganancias le otorgue a los empresarios, nos necesita en unidad entre nos y con la comunidad educativa toda, padres madres, hermanos, personal no docente, abuelos; y todos los otros sectores de la clase trabajadora. La batalla será posible si vamos generando una contra información, que rompa el corporativismo y el cerco mediático que nos pone todo el tiempo contra el paredón.

Al mismo tiempo que debemos romper el miedo y la especulación, fortaleciendo la solidaridad y el apoyo mutuo, y sobre todo llamándonos a desobedecer la imposición de este tipo de operativos y sus consecuentes reformas. Ya que en la lucha por una educación que nos haga libres al servicio de los intereses del pueblo trabajador se nos debe ir la vida. Porque quienes hoy nos dominan quieren que la vida se nos vaya sosteniendo sus privilegios.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.