23 de octubre de 2017

#Elecciones2017
Nacional

Menguando la democracia


Decir que las elecciones transcurrieron en absoluta normalidad, es de mal gusto. Marcos Peña desde el bunker de Cambiemos afirmó: “ocurrió lo que siempre ocurre y las fricciones fueron las habituales en pocas escuelas”. Con sus declaraciones, posiblemente esté reafirmando el estilo de gobierno, donde lo que molesta se tapa y lo que no se puede tapar, se tergiversa o se minimiza. La campaña electoral fue atravesada de punta a punta por la desaparición y asesinato de Santiago Maldonado y hasta horas antes de las elecciones, el escenario se continuó moviendo a la par de las noticias de la aparición y con la constatación de que el cuerpo era de Santiago, su asesinato. Por @Josecomunicando.


A primera hora de la mañana, en la ciudad de Buenos Aires, momentos antes de la apertura de la mesa de votación en La Rural, lugar de sufragio de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, un grupo realizó una intervención artística en las afueras del predio, lanzando volantes, exigiendo la renuncia de la ministra y con los rostros cubiertos por mascaras con la cara de Santiago, y se concretó el escrache.

Fue en horas del mediodía en la ciudad de Mar del Plata, donde un militante del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), fiscal general de esa fuerza, cuando se disponía a ingresar a una escuela fue interceptado por un policía quien le sacó su bolso y no le permitió ingresar al colegio donde debía fiscalizar. Luego, un local del PTS - FIT fue allanado por la policía bonaerense bajo el pretexto de que en el lugar se estaba rompiendo la veda electoral. El violento e ilegal operativo incluyó la detención de 6 militantes, dos de ellos candidatos. Horas más tarde serian liberadxs gracias a la denuncia pública.

A este hecho también se le suma lo ocurrido en Mar del Plata, donde un local de Unidad Ciudadana fue obligado a cerrar sus puertas bajo el argumento de romper la veda.

Otro gran punto de atención fueron las distintas reprimendas que se hicieron a las expresiones de pedido de justicia por Santiago Maldonado, en las escuelas donde se votó. Por las redes sociales pudimos saber de pizarrones que denunciaban a Gendarmería como responsables fueron borrados por integrantes de la fuerza. Fiscales a los que les obligaron sacarse prendedores u objetos que portaban en su cuerpo con el rostro de Maldonado. Votantes que no se les permitió ingresar a su lugar de votación por tener identificaciones con el rostro de Santiago. También varios colegios fueron limpiados de carteles que piden o recuerdan al joven asesinado por Gendarmeria.

Decir que éstas elecciones fueron normales o habituales, es de un cinismo que en sí es muy alarmante, ya que de salir fortalecidos de las votaciones el partido gobernante, la continuidad del achicamiento de las libertades democráticas será un camino que profundizará el gobierno para encarar el proceso de recortes presupuestos en salud, educación y justicia, privatización de las jubilaciones, flexibilización laboral y pérdida de derechos sindicales, que se vivirá en los próximos meses en la Argentina.

Por @JoseComunicando




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.