11 de octubre de 2017

Trabajadoras/es

CABA: Licencias compulsivas por cargos sindicales, una nueva estrategia contra la organización gremial

En un claro ataque a las organizaciones gremiales pequeñas, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires licenció sin goce de sueldo a 19 trabajadoras sociales, recientemente elegidas para cargos gremiales. En palabras de funcionarios, se trata de un “nuevo paradigma para la acción sindical”: el gobierno porteño se arrogará el derecho de licenciar en forma automática a quien resulte electo. “El GCBA sabe perfectamente que no tenemos forma de pagar los salarios, así que de esta manera atenta directamente contra la organización sindical”, afirma Natalia Castrogiovanni, presidenta electa. Asimismo, mediante esa misma resolución, el Ministerio de Hacienda impugnó las elecciones de delegados/as, dejando sin “representación gremial a los compañeros y a las compañeras”. Por ANRed / Fotos: Corresponsal Popular.


El 28 de agosto, la lista Naranja Violeta ganó las elecciones en la Asociación de Profesionales de Servicio Social del GCBA (APSS), renovando de este modo las autoridades de la Comisión Directiva, del Tribunal de Honor y de Revisores de cuentas. Además, se realizó la elección de delegados/as por hospitales y áreas programáticas.

Menos de un mes después, el 22 de septiembre, recibieron una disposición firmada por el Director de Relaciones Laborales del Ministerio de Hacienda, Jorge Rey, que “impugna la elección de delegados y delegadas y que licencia a 19 compañeras sin goce de sueldo, entre las cuales se encuentra la totalidad de la Comisión Directiva”, relata Natalia Castrogiovanni, presidenta electa.

“La impugnación de los delegados y de las delegadas pone en cuestión la representatividad de nuestra asociación, pone en cuestión si es genuino que llamemos a elecciones y efectivamente con esos argumentos impugna todos los delegados”, continúa Natalia y asevera que se trata de una contradicción entre el artículo 1 y el artículo 2 de la disposición, ya que por un lado no reconoce a las nuevas autoridades y por el otro las licencia sin goce de sueldo. Recordemos que las licencias gremiales se otorgan -precisamente- a quienes ejercen representatividad sindical. Es decir, el GCBA licencia por cargos sindicales al tiempo que los desconoce.

Cabe señalar que ninguna de las 19 trabajadoras sociales había solicitado ese derecho, ya que el gremio en términos económicos no puede solventar las licencias sin goce. Las autoridades del GCBA argumentaron “de forma irónica, avasallante, con tinte disciplinador, represivo y violento que están aplicando un nuevo paradigma para la acción sindical, incorporando una apreciación inédita, única y nunca antes vista respecto del artículo 48 de la Ley de Asociaciones Sindicales, que es el que garantiza el derecho a la licencia automática sin goce de sueldo”, esto es que “a todas las asociaciones que se presenten a elecciones, que presenten autoridades y que efectivamente hagan el tránsito por el GCBA terminen licenciados sin goce de sueldo”, explica Castrogiovanni.

Esto vulnera sobre todo a las organizaciones pequeñas. “El GCBA sabe perfectamente que no tenemos forma de pagar los salarios, así que de esta manera atenta directamente contra la organización sindical”, señala Natalia. Las autoridades también se encargaron de aclarar que si bien “no lo habían aplicado antes, la APSS no va a ser la única asociación a la que se le aplique”. “Esta interpretación de la Ley de Asociaciones Sindicales es un atentado contra las garantías de la Organización Internacional del Trabajo, un atentado contra la Constitución Nacional, un atentado contra la misma Ley de Asociaciones Sindicales y contra la organización gremial en general”, agrega Natalia.

Para la presidenta electa, “el objetivo es descabezar a toda la organización y dejarnos sin representación gremial. Claramente esto es un ataque directo a los gremios chicos, a su continuidad y a la posibilidad de defender nuestros derechos, defender nuestras condiciones de trabajo. Dejando sin representación a la Comisión Directiva, Revisoras de cuentas y Tribunal de Honor, no queda dirigencia en relación al gremio. Es inédito que, además de quedarse sin Comisión Directiva, queden sin delegados y sin delegadas. Hace 30 años que esta asociación existe, hace 30 años que tiene delegados y delegadas en los hospitales, en los centros de salud y en las guardias y su impugnación dejaría sin representación gremial a los compañeros y a las compañeras”.

Asimismo subraya como marco la situación actual de la salud pública que “está pasando por un mayor deterioro, una mayor precarización, con la implementación de la supuesta Cobertura Universal de Salud (CUS) y por el ataque a la carrera en la que estamos insertos todos y todas las trabajadoras”.

Siguiendo los procedimientos administrativos, la APSS presentó un recurso de reconsideración con jerárquico en subsidio, que establece que si la Dirección General de Relaciones Laborales no responde lo debe hacer el Ministro de Hacienda. Sin embargo, a la fecha, “las respuestas han sido nulas. No nos reciben, no nos están respondiendo. Están en silencio absoluto. Eso significa que avanzan y que quieren desgastar este proceso y nuestra lucha en términos de los tiempos que podamos aguantar”, remarca Castrogiovanni.

Pero, lejos del desgaste, la organización crece: “Nosotras estamos en constante alerta y movilización. Venimos laburando en términos de asamblea, plenarios y movilización. Venimos de forma constante laburando en términos de trabajar la articulación con otros y de poder seguir este camino”. Por eso, hoy, trabajadoras y trabajadores sociales realizaron una nueva movilización al Ministerio de Hacienda, acompañados por otras asociaciones y sindicatos, así como por organizaciones sociales y políticas. Con un Ministerio vallado y con fuerte presencia policial, finalmente la presión de la concentración obligó a Luis Marín, Gerente Operativo de la Dirección de Relaciones Laborales, a acercarse hasta las vallas. Detrás de las mismas, dijo que no responderían el recurso de reconsideración, reafirmó la decisión de aplicar licencias forzosas y negó la posibilidad de una reunión.

Por eso, Natalia no se cansa de recalcar que “es en la lucha en la que efectivamente vamos a poder revertir esta situación, en la que nos van a recibir, en la que van a dar por nulo la disposición y que efectivamente vamos a poder ser reincorporadas a nuestros trabajos”.

La nueva asamblea será el 17 de octubre y allí se dará continuidad al plan de lucha.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje

  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.