2 de septiembre de 2017

Culturas

La pasión según Lorca

"La pasión según Lorca" resalta, en su originalidad, la sensibilidad de un escritor que supo colocarse en la piel de las mujeres, de las minorías o de los oprimidos para componer sus mejores obras. La obra se mete dentro del pensamiento de este escritor y representa su compromiso con la realidad humana, combinando poemas y textos suyos con escenas centrales de "La casa de Bernarda Alba", su obra más reconocida. Funciones los domingos 21 hs, espacio NoAvestruz (Humboldt 1857, CABA). Por Leandro Ramos para ANRed.


Lorca fue un apasionado, así lo leemos en sus poesías y en su teatro. Su obra cuestiona las normas patriarcales, la heteronormatividad, incluso la segregación racista en España y lo hizo con tanta lucidez que se convirtió en vocero de la verdad y víctima de la dictadura franquista. Tal vez fue más por su pasión y su humanismo que por su compromiso partidario que lo fusilaron.

Como el título lo indica, la obra hace de la pasión su tema central. Siendo estricto, la pasión se entiende como contraria a la acción; de esta forma la pasión de Lorca puede verse como el rol de quien es afectado por la opresión de un sistema inclemente. La diferencia es sutil, pero existe. Convenientemente, lo primero que uno piensa es que la pasión en este caso se refiere a una fuerte emoción hacia la belleza, el amor o lo que sea, pero es más acertado si la entendemos como producto de un hombre sensible que encuentra en la belleza de la poesía o el amor de sus personajes un medio de aplacar su propio sufrimiento, el único medio con el que puede cambiar la consciencia de un mundo hostil. Su obra es pasión porque es el manifiesto de quien sufre la acción de ser oprimido.

En esta obra Lorca es protagonista. Su palabra, sus ideas, su energía van de la mano de Fernando Atias, quien hace de observador, narrador, intérprete, poeta, de mamá de Bernarda y de fusilado. Mariela Verde y Eloísa Colussi, por su parte, se reparten los demás papeles femeninos de la Casa de Bernarda Alba, obra que se retoma en sus temas y escenas centrales.

La significación es minimalista. El espacio se reduce a unos muebles viejos que van y vienen de escena. Unos collares de perlas son cadenas. El blanco resalta del color negro impuesto por Bernarda y que ahoga el escenario por completo. Un simple velo blanco permite al actor vestirse de abuela. El agua que se derrama de la jarra figura la tensión que se respira. En un momento, las perlas caen de uno de los collares y uno piensa que fue un accidente o más bien un error de utilería, nada de eso, las perlas caídas también significan y son recogidas una a una. Nada está librado al azar y el acabado de la obra resulta impecable.

La poesía se escucha acompañada de música en vivo. Guitarra y percusión son suficientes para que Alberto Jiménez termine de llevarnos hacia la España de Bernarda, y el viaje dirigido por María Inés Azzar concluye sin reproches y sin más que desear.


“LA PASIÓN SEGÚN LORCA”
TEATRO NO AVESTRUZ (Humboldt 1857 – CABA)
HORARIOS: DOMINGOS 21.00 HORAS
Localidades $180.- / Anticipadas $160.-

Dramaturgia: María Inés Azzarri, Mariela Maehokama, Carolina Baigorria.
Elenco: Mariela Verde, Eloísa Colussi, Fernando Atias.
Música original y en vivo: Alberto Jiménez.
Iluminación: Ariel Bottor.
Gestión operativa: Cecilia Pérez Declercq.
Producción ejecutiva: Mariana Zarnicki.
Prensa y difusión: Kazeta Prensa.
Fotografía: Karina Macchioli.
Realización de vestuario: Allegra Dee.
Diseño gráfico: Verónica Martorelli.
Dirección, puesta en escena y vestuario: María Inés Azzar.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.