14 de julio de 2017

Trabajadoras/es

Solidaridad en la concentración por los trabajadores reprimidos de PepsiCo

Ayer por la tarde, la ronda de las Madres de Plaza de Mayo desbordó por miles en un fuerte repudio al desalojo de Pepsico. Las y los obreros hablaron y recibieron la solidaridad de un amplio arco social en la Plaza de Mayo. Desde el momento en que dio comienzo a la represión y el posterior desalojo en Pepsico, una avalancha de repudios al mismo se extendió en las organizaciones populares. Por Leandro Rodríguez para ANRed


El Encuentro Memoria, Verdad y Justicia convocó a concentrar en la Plaza de Mayo.

Buena parte de los organismos históricos y personalidades de DDHH realizaron una declaración de repudio, entre ellos el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Nora Cortiñas, Mirta Baravalle, Elia Espen y Elsa Pavon. Así como otro grupo de Madres Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo, HIJOS capital, CELS, APDH y otros organismos denunciaron la represión y la complicidad político-judicial con la patronal norteamericana.

También organizaciones políticas y sindicales de un amplio arco se pronunciaron en contra del desalojo, tales los casos de las comisiones internas combativas en la Alimentación, los ferroviarios del Sarmiento, los metrodelegados, estatales con conducciones tanto de izquierda como kirchneristas y también de la verde referenciada en Godoy, movimientos de desocupados de diversas tendencias.

A las declaraciones se sumaron una gran cantidad de acciones en repudio a la represión, en CABA y Gran Buenos Aires y también en el interior, tal el caso de Comahue, Rosario, Mendoza, Córdoba, Jujuy y Mar del Plata entre otras regiones.
La enorme repercusión penetró la agenda mediática y obligó a todo el arco político a posicionarse al respecto. El Gobierno nacional en pleno salió a respaldar el desalojo. El kirchnerismo en cambio se vio envuelto en notorias diferencias a favor y en contra de la lucha obrera. Mientras Rodolfo Daer, conducción del sindicato de la alimentación defendió el desalojo, en tanto que el cuestionado triunvirato de la CGT salió del paso prometiendo elaborar un documento crítico del gobierno para fin de mes y una lejana marcha posterior a las PASO, en principio para el 22 de agosto.

La acción solidaria que aglutinó a las diversas fuerzas se dio bajo la convocatoria del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia en la Plaza de Mayo. Allí se encontraron en el mismo lugar las Madres referenciadas en Hebe y las Madres Línea Fundadora, en la habitual ronda de los jueves, rodeados de decenas de organizaciones populares. A las 16:30 hs se realizó un acto donde hablaron Nora Cortiñas, el “sueco” Lordkipanidze de la AEDD (que recordó también a Cachito Fukman) y obreros de Pepsico.

Si bien el sonido era débil y no permitía a los miles presentes, la emoción embargó a quienes se amuchaban para participar del acto. Los y las obreras de Pepsico, cansados y angustiados reafirmaron la importancia de plantarse en la justicia de su lucha en defensa de sus puestos de trabajo y de sus condiciones laborales, ante la pérdida todos los días de empleos por todos lados, destacaron la solidaridad de los vecinos del barrio, hijas de desaparecidos, abogados y la de infinidad de organizaciones de todo el país. Reclamaron a su vez que la conducción de la CGT se ponga de una vez los pantalones en defensa de los trabajadores. Otros oradores remarcaron que Marcelo Bombau, el gerente general de Pepsico tiene una trayectoria compartida con el personal del gobierno actual, en el directorio de Torneos y Competencias, en relación con Clarín, en Milkaut con Lopetegui y parte de dieciseis sociedades offshore en Panamá.

Tras el acto Christian Castillo en palabras para ANRed destacó este día como un gran contraste y una gran lección de dignidad de los y las trabajadoras que dan todo lo que tienen, a pesar de enfrentarse a la indignidad de empresarios multinacionales que sólo ven carne de lucro en ellas, así como sus defensores gobernantes, jueces, gendarmes, policías y canallas mediáticos con infinidad mayor de recursos.

María del Carmen Verdú por su parte señaló que los hechos de Pepsico marcan una desnaturalización del sistema penal, haciendo un uso discrecional del mismo por parte del gobierno al aplicarlo en un conflicto eminentemente gremial. De esa manera saca los hechos de contexto arbitrariamente, llevándolos a un marco favorable a la patronal.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.