22 de junio de 2017

Nacional

Del PRT al FAS: Organización, cultura frentista y estrategia política en los 70

Lisandro Silva Mariños, autor del reciente libro FAS Frente Antiimperialista y por el Socialismo. Un ejército político de masas impulsado por el PRT, nos visitó en el Enredando las Mañanas ¿Por qué indagar en un aspecto de la política legal desplegada por el PRT? ¿Cómo construir una mirada integral de la política que dinamizó esta organización en los 60 y 70? ¿qué nos aporta para pensar la política hoy? Estas y otras preguntas en una charla en profundidad en torno a este libro y la militancia actual. Por RNMA


Por lo general se ha enfocado mucho en indagar la dimensión político militar o armada del PRT. ¿Por qué explorar la experiencia del FAS?

Versa en la necesidad de volver a analizar, a sabiendas de que hay infinidad de estudios que han trabajado diferentes aspectos del PRT que en la mayoría se han abocado al aspecto político militar, llegando a conclusiones que nosotros queremos poner en discusión, en las que se ha encasillado al PRT-ERP dentro de algunas nomenclaturas como el guerrillerismo, el foquismo, o como que la única acción política fue la lucha armada, o por decirlo vulgarmente, asaltar cuarteles. Este libro tiene esa intención, ¿qué fue lo que hizo el PRT a partir del 73? En un contexto en el cual también esas lecturas con las que debatimos lo han tildado como una organización que no sólo tuvo un desprecio por la democracia, sino que sus acciones fueron las que aceleraron el golpe de Estado del 76. Incluso no sólo desde el campo de las clases dominantes, sino debatiendo con algunas lecturas de la propia izquierda. El objetivo fundamental ese ese, poder mostrar una política que el PRT desarrolló entre el 73 y 74, en un contexto muy complejo de apertura democrática, del regreso de Perón y cómo pudo articular una política legal. Ese es el objetivo general del libro, que ponemos en debate con compañeros y con el público en general

¿En qué consistió, cuál fue la apuesta del FAS y por qué resulta relevante leerlo desde nuestro presente?

Fue un Frente Antiimperialista y por el Socialismo, y fue una experiencia que nosotros la vinculamos directamente con el PRT, porque consideramos que el vínculo PRT-FAS nos muestra varias cuestiones. La primera es que el FAS le permitió al PRT desarrollar una política legal en ese momento y logró la posibilidad de nuclear dentro de un armado político, no sólo distintos frentes de masas del propio partido sino de otras organizaciones. Un frente donde confluyeron organizaciones como FRP de Salta, Montoneros -la columna Sabino Navarro-, distintos grupos que luego conformarían la Organización Comunista Poder Obrero, y también reunió a varios pensadores políticos como Silvio Frondizi, el diputado elector por el FREJULI, Rodolfo Ortega Peña, Alicia Eguren, una compañera a la que se conoció sólo por ser la esposa de Jhon William Cooke, pero que realmente es una pensadora de un calibre muy importante, que no sólo pensó sino que defendió la revolución cubana en Playa Girón con Cooke y el Che Guevara. Este frente logró reunir a distintos sectores, no sólo del campo del marxismo revolucionario. Izquierda marxista, izquierda peronista, grupos libertarios, anarquistas y también maoístas, como el PCML (Partido Comunista Marxista Leninista). Fue, no sólo algo super-estructural, sino que tuvo un desarrollo en distintas regionales, tuvo un estatuto, un programa, lo cual habla de una vida política específica, que pudo enmarcarse como una alternativa incipiente, germinal, con potencialidades y limitaciones, de cara al tercer gobierno de Perón.

Hay otra cosa que nos llamaba la atención y es la pluralidad de sectores sociales, no sólo de organizaciones políticas. En una clave más ideológica, lo que podían ser comunidades eclesiásticas de base, el cristianismo revolucionario, sectores indígenas y campesinos, de hecho uno de los encuentros del FAS se realiza en Chaco y habla un dirigente Toba. Comunidades indígenas, campesinas, religiosos a nivel territorial, villeros y villeras. ¿Cómo fue esa dinámica que iba más allá, aunque tenía una columna vertebral clave en el movimiento obrero?

Eso responde a un objetivo fundamental del PRT que es poder enmarcar el FAS con una perspectiva estratégica que era el Frente de Liberación Nacional y Social, el FAS era solamente un germen de ese frente, porque lo consideraba estrecho. Podemos identificar el 4° congreso en Tucumán reúne 500 personas, el 5° en Chacho reúne 12000 y el 6° en Rosario reúne más de 25000 el 16 de junio, a menos de 500 km de la Casa Rosada con Perón en el poder. Fue una verdadera provocación porque se planteaban como puntos fundamentales: contra el pacto social, contra la burocracia sindical. Si bien tuvo esa magnitud, el PRT lo consideraba estrecho para construir el Frente de Liberación Nacional y Social, que era la posibilidad de reunir al conjunto de explotados y oprimidos, contra los explotadores y opresores del imperialismo y las burguesías locales, y ahí entraban todos los sectores, no solamente la columna vertebral y la cabeza que debía ser el movimiento obrero, sino todos estos sectores, campesinos, villeros. Eso tuvo una centralidad en la estrategia política del FAS, no es menor que el 5° congreso se haya desarrollado en Chaco. El 4° se realiza en Tucumán, en el norte argentino, una de las provincias con una fuerte lucha política social, cuna del PRT, donde se decide hacer el 5° en Chaco, porque en Roque Sáenz Peña los tobas venían dando una lucha política muy fuerte contra los explotadores y se define hacerlo ahí para realizar una movilización de 12000 personas para dar ese apoyo político a los tobas, y Marcelo, un referente de los pueblos originarios toma la palabra y expresa toda esa unidad política y social de diferentes sectores sociales.

¿Cómo y por qué fue el ocaso del FAS?

Nos costó mucho reconstruir la historia no sólo de su final, sino del comienzo, porque siempre se registra el 4° congreso como el inicio, y nos preguntamos qué pasó en los anteriores tres. En relación a esto hay distintas versiones y memorias, algunos dicen que no existió nada y se arrancó del 4°, o que eran pequeñas reuniones anteriores entonces el 4° era el nuevo; María Seoane plantea que el FAS nace producto de la elecciones y la propuesta Tosco – Jaime, como un frente electoral, Santucho cansado de no tener una alternativa electoral mando a construir el FAS, y que antes de eso no existía nada. Nosotros hacemos un estudio donde planteamos que en realidad el FAS es el punto de llegada de un balance auto-crítico del PRT, de reconocer una desviación militarista en el año 72. Imaginemos que mucha militancia del PRT se suma al partido con la necesidad de enfrentar a la dictadura en la calle y en un contexto distinto al que abre el GAN(Gran Acuerdo Nacional) en el 73. Entonces es una militancia, que el propio Santucho reconoce en los debates, con una complejidad para poder llevar a la práctica una política legal, costó mucho construir comités de base, acercarse a la gente, debatir, y que la propuesta política concreta no sólo sea la guerra revolucionaria. Una propuesta política concreta. Esas distintas reuniones eran muy pequeñas, en las que solamente el Peronismo Revolucionario, del bloque de agrupaciones peronistas adherido a la CGT, era el único aliado del PRT, el resto eran todos grupos con una pertenencia al PRT muy marcada, con otros nombres, Movimiento de Trabajadores Tucumanos, el Movimiento Provincial Santafesino, pero que eran chapas legales del PRT. Recién en el 4° congreso ,el 18 de agosto en Tucumán, se da el principal salto político y algunos lo plantean, nosotros también, como la primer aparición pública del PRT con su periferia. Y su ocaso… nosotros vemos que hay distintos puntos. Uno principal es el avance represivo, pensemos que para 1974 Rodolfo Ortega Peña es asesinado un 31 de julio, un diputado nacional acribillado de 13 balazos en Arenales y Santa Fé, en plena Capital Federal, de hecho acaba de salir un documental sobre este tema muy bueno de Tomas de León, La muerte no duele. Silvio Frondizi es asesinado en su casa, acribillado manos de la Triple A, Tosco muere en la clandestinidad, y así muchos referentes. Este sería un factor al que nosotros le damos importancia, el marco represivo hacía muy difícil la política legal del FAS, pero vemos otros, cómo este frente nace al calor de una lucha política en el 73, con un programa muy avanzado, y hacia el 74-75 el PRT empieza a evaluar que la situación política es otra, que la avanzada represiva cada vez es más creciente, que era necesario poder construir un programa que pueda contener aún a más amplios sectores, y empieza a plantear otro tipo de frente, democrático, patriótico, antiimperalista, y esto trae consecuencias, no solamente con otros aliados, que se van alejando, fundamentalmente los compañeros y compañeras que luego formarían Poder Obrero, y luego el propio Armando Jaime. Lo cual expresa limitaciones, que nosotros ponemos en debate, sobre el FAS como una herramienta que es considerada táctica en un momento político, para el PRT no era el FAS en si mismo, sino que debía ser una instancia aglutinadora para algo superador. Lo cierto es que tanto la situación política, la construcción con aliados, y un momento en que el FAS era estrecho, habilitaba otro tipo de frente que en el libro arriesgamos algunas hipótesis de por qué no logró construirse, y que otros sectores no aceptaron ese llamado, Montoneros, el Partido Comunista, organizaciones con las cuales el PRT discutía arduo, Santucho dedicaba largos escritos y que no respondieron tampoco al llamado unitario.

¿Cómo fue la experiencia de poder dialogar con compañeros-as que aún están vivos-as y fueron parte de la militancia de los 60 y 70?

Eso fue una parte muy linda y enriquecedora tanto en lo personal, como para el libro y la militancia en general. Tuve la posibilidad de conversar largas horas con el Vasco Orzoacoa, que es un militante actualmente, a quien le dedicamos el libro, porque es un compañero que está más preocupado por formar a nueva camada de compañeros y compañeras que por mostrar sus medallas, que bien merecidas las tiene, compañero internacionalista, parte de la conducción del PRT, que luchó luego en Nicaragua, y distintos lugares. Con él conversamos mucho sobre el FAS. También con Manuel Gaggero, que vive en la Comuna de La Población, en San Javier (Córdoba) fue un referente del FRP, luego se suma al PRT, y también con otros compañeros y compañeras fuimos debatiendo. Lo cierto es que fue muy rico, porque no solamente vamos discutiendo las limitaciones o potencialidades del FAS, sino que siempre un dialogo es desde le hoy, es desde la derrota, y los balances, algunos son más opacos que otros, pero es necesario también ir dialogando, rascando esa pintura sobre qué se hizo bien, qué se hizo mal, y a partir de allí intentar sacar algunas conclusiones propias, que quizás es la parte más compleja, donde uno entra en duda sobre si estuvo bien, mal, si el PRT lo hizo bien, lo hizo mal, porque en lo personal es la primera vez que escribo algo, y tampoco tengo todo una biblioteca encima para discutir con Pablo Pozzi, Daniel De Santis y Luis Mattini. Lo cierto es que intentamos que el tono haya sido medido para poder fundamentalmente estimular el debate político, porque hoy nos encontramos en una situación radicalmente distinta a los 60 y 70… construir un frente antiimperialista hoy… no existe montoneros decimos, tampoco existe el PRT, no es que nosotros somos la izquierda revolucionaria que esta esperando al peronismo revolucionario para construir algo, eso también lo tenemos presente.

Resultan muy interesantes este tipo de apuestas en estos momentos, ya que la historia sirve para pensar el presente fundamentalmente, más allá de hacer un balance de aquellos años, ¿qué podemos agarrar de esas experiencias para pensar el presente y transformarlo definitivamente? ¿cuáles son para vos esos elementos que nos ayudan a pensarnos hoy?

Dedicamos el último capítulo a pensar una conclusión política, y algunas perspectivas también, porque el trabajo es un trabajo sumamente militante, que nace de la reflexión política de la actualidad, de la construcción de una izquierda que nace al calor de las luchas del 2001, pero que retoma todo un hilo rojo de lucha y disputa. Y lo cierto es que el libro se enmarca no sólo en inquietudes personales sino en inquietudes políticas, también en conclusiones y debates. Nosotros rescatamos varios aspectos, al menos menciono algunos: el FAS como tal, su esplendor y su desarrollo político creemos que no podría haberse desarrollado sin una organización como el PRT, porque la envergadura de ese partido que hacia el 74 cuando el FAS reúne 25000 personas, recién estaba organizando a 4500 militantes orgánicos habla de una periferia de más de 20.000 personas, de una estructura, de unas finanzas, de una cantidad de cosas que sólo un partido, creemos nosotros, puede garantizar, un partido en términos amplios, como una organización, no sólo atado a la idea de partido. Eso creemos entonces es una tarea fundamental, construir organización política, para poder apostar a esos armados. Otro aspecto que nos parece fundamental es la necesidad de reflexionar y tener una cultura frentista hoy, nosotros hemos ido buscando distintas palabras, otra cultura política, nueva cultura militante, nueva política, y algunos compañeros me decían ´hay que tener cultura frentista´ y ¿qué es cultura frentista? construir en unidad, y es muy difícil. El PRT tuvo potencialidades, como poner a Armando Jaime a la presidencia del FAS, o cerrando los actos; también a Alicia Eguren. No creo que los haya podido cerrar Santucho, algunos dicen que el 6° lo podría haber cerrado, seguro podría haber sido el presidente del FAS, pero pusieron a Armando Jaime porque era la llave a otros peronistas. Hay anécdotas incluso sobre el movimiento sindical de base, donde cuentan que en la dirección de 15 más de 10 eran del PRT, Santucho esto lo veía como una limitación. Cómo construir una cultura frentista es algo que nosotros debemos aprender y encontrarle una vuelta. Lo tercero que creemos que es algo a retomar es cómo construir una estrategia política, porque este frente se enmarca dentro de una idea de construir un Frente de Liberación Nacional y Social, pero que es acompañado para el PRT de otros aspectos: un partido, una herramienta política que fue el ERP, una herramienta como la Junta de Conexión Revolucionaria, que era para desarrollar solidaridad internacional, es decir, cuatro pilares, le decía el PRT, para fundar una estrategia política. Nuestro punto de partida hoy es mucho más pequeño, hay que reconocerlo, pero creemos que estos tres aspectos: poder construir organización, poder desarrollar una cultura frentista y enmarcar todo eso en una estrategia política son las herramientas que el FAS nos enseña para que hoy, sin calco ni copia, podamos pensar nuestra actualidad.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.