16 de mayo de 2017

Internacional

México: el periodista Javier Valdez es asesinado en Sinaloa

El periodista del periódico La Jornada y del semanario Ríodoce, Javier Valdez Cárdenas, fue asesinado al filo del mediodía de ayer en Culiacán, Sinaloa. Hoy, en todo el país, protestaron desde la mañana para exigir justicia por el asesinato y para visibilizar la realidad del periodismo como una de las profesiones más peligrosas en México. Por Desinformémonos/Fotos: Xinhua y AFP


El periodista fue asesinado a balazos en la calle Vicente RivaPalacio, entre Ramón F. Iturbe y Epitacio Osuna, de la Colonia Jorge Almada. Según las autoridades, Valdez Cárdenas caminaba por la avenida RivaPalacio, en la colonia Jorge Almada, cuando unas personas a bordo de un vehículo rojo le dispararon hasta arrancarle la vida.

El cuerpo del occiso quedó tendido en medio de la calle, con disparos en la cabeza y cuerpo, a unos metros del semanario donde trabajaba.

De acuerdo con el diario local El Debate, al lugar de los hechos llegaron elementos de la policía para resguardar el área, así como militares y peritos de la Procuraduría General de Justicia, quienes se encargaron de levantar registros y llevar a cabo labores de campo. Posteriormente autoridades ordenaron el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense.

Valdez presentó a finales del año pasado su libro “Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia”.

Ese fue el último título de una lista de obras publicadas que incluye Huérfanos del Narco, Los Morros del Narco, Miss narco y Con una granada en la boca.

Ese último volumen trata precisamente de “esa preocupación de mirarnos de frente, hacia adentro”, dijo Valdez en una entrevista con La Jornada el 2 de octubre de 2016.

“No hablamos solo de narcotráfico, una de nuestras acechanzas más feroces. Hablamos también de cómo nos acecha el gobierno. De cómo vivimos en una redacción infiltrada por el narco, al lado de algún compañero en quien no puedes confiar porque quizá sea el que pasa informes al gobierno o los delincuentes”, apuntó.

“Señalamos también a los empresarios, a los dueños y ejecutivos de los medios, que priorizan el negocio, que están más preocupados por la ganancia que por contar la historia de lo que está pasando en nuestro país, o de lo que pueda pasarles a sus reporteros, a sus empleados”.

Valdez, nació en Culiacán de Rosales, Sinaloa, el 14 de abril de 1967. Estudió sociología en la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Corresponsal de La Jornada en Culiacán, Sinaloa, desde hace 18 años, fue fundador hace 14 años del multipremiado periódico Ríodoce publicación que sin pretenderlo se especializó en la cobertura del narcotráfico.

Valdez se inició en el periodismo a principios de los años noventa en los noticieros televisivos del Canal 3, en Culiacán. En 1998 obtuvo el Premio Sinaloa de Periodismo por sus trabajos en la sección cultural de dicho noticiero. Ingresó en el periódico Noroeste y desde 1998 es corresponsal nacional de La Jornada.

Sus crónicas han sido publicadas en diversos medios impresos, entre ellos las revistas Proceso, Gatopardo y Emeequis.

Se especializó en investigar temas vinculados con el crimen organizado y sus lazos con en las altas esferas gubernamentales e incluso empresariales, durante más de dos décadas, lapso en el cual se convirtió en un narrador necesario sobre el tema en su estado y otros del país.


En la Ciudad de México, desde las 8 horas un grupo de periodistas se congregó en el Ángel de la Independencia para exhibir fotografías de los comunicadores asesinados en México en los últimos años, y en el pavimento formaron la frase “En México #Nos están matando. No al silencio”. Además, se programó un homenaje a Valdez frente a la sede de la Secretaría de Gobernación.

“Cada periodista asesinado es una voz que se silencia y nos daña a todos”, afirmaron los periodistas.

En Culiacán, Sinaloa, donde sucedió el asesinato, un centenar de periodistas protestaron en las calles para exigir justicia y el esclarecimiento del hecho, así como sanción a los responsables y un alto a la violencia contra quienes ejercen el periodismo.

En Los Mochis, ubicado en la misma entidad, un grupo de periodistas se manifestaron por el asesinato de Valdez. “Ni uno más. Ya basta de tantos asesinatos de compañeros periodistas. Ya basta”, exigieron.

En Mexicali, Baja California, periodistas difundieron un posicionamiento para acusar que “la escalada de violencia que se vive en el país ha subido cada vez más de tono”.

“Apenas hace unos días se reportó la retención y robo a un grupo de periodistas en Guerrero de parte de parte del crimen organizado, antes fue asesinada en Chihuahua Miroslava Breach y en ese mismo contexto otros tres comunicadores en Veracruz, Baja California Sur y Guerrero”, señala el pronunciamiento.

“En ninguno de los casos mencionados hay detenidos, lo que desafortunadamente abona a un clima de impunidad propiciado por la ausencia de resultados reales de las fuerzas gubernamentales –caracterizadas por la indolencia y la corrupción”.

En Chilpancingo, Guerrero, más de cien periodistas tomaron las calles para exigir castigo a los autores intelectuales y materiales del asesinato de Valdez y la protección a los comunicadores en el país. Por otra parte, en Morelos varios periodistas protestaron en las afueras del Palacio de Gobierno para demandar justicia y un alto a la impunidad que permite que los crímenes continúen.

Además, en Quintana Roo se congregaron alrededor de 50 representantes de medios de comunicación para protestar frente a la Comisión de Derechos Humanos estatal y entregar un escrito para solicitar garantías de seguridad a los periodistas.

Por último, en Jalisco se manifestaron varios periodistas frente al edificio de la Procuraduría General de la República (PGR) para colocar gafetes de prensa y alzar carteles con mensajes contra las agresiones a los comunicadores.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.