5 de mayo de 2017

Culturas

El momento de las series: It’s spoiler time

Los lunes en el trabajo ya casi nadie habla de fútbol. Pero cuando la gente empieza a contar qué hizo el fin de semana en algo seguro van a coincidir: alguien vio una serie, desde un capítulo o hasta noches maratónicas en las que se liquidan temporadas completas. Algo pasó y It’s spoiler time lo vio antes que todos. Se trata de la página web exclusiva de series con más contenido en español del mercado. Fernando Lozano, creador del sitio junto con Andrés Medina y Alejandro Sena, habló con ANRed sobre este fenómeno que no es nuevo, pero que estos últimos años tomó un lugar muy importante en nuestro tiempo libre. Por Nadia Salinas para ANRed.


¿Cómo nació It’s Spoiler Time?

Hace tiempo que venía queriendo hacer algo que no sea muy artístico pero que tampoco sea solo un producto. Un amigo mío del rock de la época de Cemento, Andrés Medina, tenía una página que se llamaba Loco x el cine donde yo escribí un tiempo. Vive en México y me contacté con él porque quería hacer algo que esté relacionado a videojuegos, una de las pasiones más grandes que tengo, o música, que es otra que me gusta mucho. Sabía que el proyecto tenía que ser algo audiovisual o basado en lo audiovisual. El mismo día me responde que está hablando con Alejandro Sena, un capo en todo lo que es el trabajo con la web, es Community manager. Y surgió algo original: ¿Qué pasa si queremos spoilear las series en vivo? Ningún medio te cuenta lo que va pasando en el momento. Hasta que llegamos nosotros nadie ponía el hashtag mientras se estaba mirando la serie. Pensamos en una estructura, que es la que quedó ahora: 15 noticias y 6 artículos por día, más mucho contenido en redes. Y ahora es audiovisual, estamos incluyendo videos. El mundo ya no es algo visual o solamente de audio. Es la combinación de ambos. Por eso la literatura está perdiendo frente a las series, al cine, a lo que sea. Y la música… Hoy se ve más Youtube que el cable. Hay algo que está pasando que nadie se da cuenta. Hay un nuevo paradigma de la comunicación que acá en Argentina está totalmente para atrás. Está sucediendo en otros países, por ejemplo en México, por eso estamos ahí también, donde también hay una posibilidad más grande de negocio. Hay un poco de amor en lo que hacemos pero lo estamos pensando como un medio diferente. Lo entendemos como un negocio. Este mes estamos superando las 400.000 visitas. Yo no entiendo más nada… la gente hasta nos recomienda hasta por Youtube. Es todo un sueño. No quiero ser famoso, pero quiero hacer algo que quede. Es un negocio, pero si lo hacemos bien y divertido, mejor.

¿Cuál es la importancia de hablar de series ahora?

Es la industria que más factura después de los videojuegos. Los grandes desarrolladores y productores están en las series. También los escritores y actores porque hay más plata. Para mí también tiene que ver con el nuevo sistema de ocio que hay. La importancia de la serie hoy tiene que ver con su consumo, que es totalmente diferente a lo anterior. Si lo pensás, nadie ve una película por noche porque lleva dos horas. En cambio, un capitulito lo mechas. Es la estructura de ocio de la sociedad actual. Hoy en día tenés cada vez menos tiempo pero tenés más redes, más exposición. Todo el mundo tiene Instagram, Facebook y Twitter. Se juega el “qué hago y qué no hago”. Ese tiempo de ocio que tenías antes está puesto en un ocio narcisista. Cuando vos querés utilizar el ocio para esparcirte realmente, ves un capítulo de 40 minutos. A una persona tipo no le da el tiempo para ver una película por noche. No podés ver Apocalipsis Now todos los días, no tenés el tiempo para ver y materializar dos horas. Es mucha información mientras que esto no, es más light. Es más para pasar el tiempo y tiene que ver con las redes. Porque las redes sirven para eso, pasar el tiempo. Ahí está la importancia de las series: supieron interpretar el mundo de hoy, que es veloz. Estamos todos al trote y nos preguntamos ¿Podemos ver un capítulo? Sí.

¿Está relacionado con el zapping?

Sí. El zapping fue lo primero que apareció. Con la llegada del cable en los ’90 el zapping fue la revolución. Es tener y pasar 60 canales. Ahora no pasa tanto, pero terminás de ver un capítulo de una serie y podés ver el capítulo de otra. Todo en Netflix, por nombrar a una plataforma. Y también se juega eso, las tenés a todas juntas en un único medio: internet.

Nietzsche declaró la muerte de Dios, Barthes la del autor. ¿Netflix declaró la muerte de la tele?

Se está muriendo. Es como el libro, pero para mí, mucho menos. Es un aparato, ya de por sí obsoleto. Para ver Netflix solo necesitás Wifi, entonces podés ir a un café y ver una serie porque tenés accesibilidad por todos lados. El cable no cierra por ningún lado. Pero no es sólo Netflix. Internet está ganando al cable y a todos los soportes viejos. Le está ganando al libro, a la radio porque se puede escuchar por internet. El arte sigue, pero no su soporte material. De internet te podés bajar todo. Lo no maleable es lo que va a vencer,el resto no dura u ocupa espacio. Por eso el libro, por ejemplo, murió en el objeto pero no la literatura. Internet es lo mejor y lo peor que puede pasar, está buenísimo y malísimo a la vez. Su revolución la hizo en los ’90 cuando llegó. Desplazó al CD de la Encarta ’95 y ahora tenés Wikipedia.

Muchas veces creemos que porque aparece en un libro es verdad pero, ¿qué legitima lo que dice un libro y no lo que aparece en internet? La serie ganó por su modo de difusión.

Retomando la comparación con el libro, la serie permite desarrollar historias en tiempos de relato condensados. Varias historias pueden ser contadas a lo largo de 30 minutos. En relación a la representación de los tipos y la coyuntura, ¿es la serie en el siglo XXI lo que fue el libro en el siglo XIX?

No, porque tenés más géneros como, por ejemplo, la ciencia ficción. Para mí tiene más que ver con el libro y la literatura del siglo XX porque es mucho más abierta. Las series que sí son realistas pueden ser como una novela de Zolá pero por la extensión, nada más. Genera tipos como el realismo, pero en realidad la serie te atrapa porque es audiovisual. No se pueden comparar porque son mundos totalmente diferentes aunque tratan los mismos temas. En la Ilíada ya se trataron temas que siguen vigentes hoy en día, pero lo que cambió fue el soporte, el cómo hacerlo. La serie te muestra algo, tiene un ritmo, mientras que la novela tiene el ritmo que vos le das dependiendo de tu tiempo de lectura. La serie tiene su tiempo y uno se tiene que adaptar a él.

En cuanto a las formas de narrar, las series presentan saltos narratológicos, flashbacks, flashfowards. ¿Se requiere de un espectador culto o a quién están dirigidas?

Requieren de un espectador más atento que culto, aunque depende la serie. Hay algunas lineales como The wire o Breaking bad, otras que son capítulo a capítulo como Friends. Mientras en una la tensión está condensada en la temporada, en otra está condensada en un solo episodio. Pero en cuanto a los flashbacks o flashfowards no tenés que ser muy culto para poder seguirlos. Estás en internet, tenés la facilidad de poder volver para atrás. La cantidad de información que hay en internet te permite también reponer todo lo que necesitás. No hace falta una persona atenta porque se trata más del ocio. El hecho artístico de la serie para mí no tiene esa aura que tiene el libro de ser intelectual y culto. Es entretenimiento puro. Hay series que tienen enseñanzas básicas sociales pero viendo una serie no vas a aprender un movimiento artístico.

Sin embargo, en ciertas series como Mad Men aparecen en algunos capítulos hechos históricos que tienen cierta incidencia en el accionar y el desarrollo de los personajes. ¿Esas series están dirigidas a cierto espectador que puede reponer ese conocimiento o en realidad pueden llevarlo a profundizar esos saberes?

Depende del espectador. Es como el libro. Si es espectador está despierto va a buscar más cosas. Igual creo que el libro apunta a un público más abierto a adquirir nuevos conocimientos pero porque es una institución, un acto cultural.

¿Y una serie qué es?

Es un producto, como el libro. Estamos en un mundo capitalista donde todos queremos vender y está bien. Algunas quedan más que otras pero en definitiva todas se pierden porque es entretenimiento. Y está perfecto hoy. Capaz mañana se cambia esa concepción y pasan a ser un culto.

Igualmente hay una concepción hoy en día de que el espectador de series es culto. Las charlas de café pasan a integrarlos como tema.

Eso es increíble. Pero sí, las series cambiaron mucho el día a día, aunque no sé por qué. Lo que no entiendo todavía es la fiebre a la serie. Porque es una fiebre, esto en algún momento va a pasar. Como fue una fiebre de videojuegos para los millennials, hoy pasa con las series. Creo que porque a partir de algunas series que cambiaron todo como Sexandthecity, Friends y Los Sopranos se subió mucho el nivel de los paradigmas, de la forma de filmar y de invertir. Vieron que la fórmula funcionaba hasta llegar ahora a Game of thrones donde cada actor cobra dos millones de dólares por cada capítulo. Para mí tiene que ver con el tiempo de ocio que tiene la gente, ahora lo utiliza para ver un capítulo porque son entretenimiento. En general son divertidas, hasta las policiales. Hay muy pocas aburridas. También entra en juego lo instantáneo, la vida más loca que llevamos con internet donde todo es “ahora”. Si querés comprar un libro, entrás a Mercado Libre y lo tenés. En 5 años cambió todo. Ahora todo el mundo tiene internet. Es increíble.

En It’s Spoiler Time piden constantemente que los lectores dejen sus comentarios en los artículos que acaban de leer. ¿Qué es lo que tiene la gente para decir sobre series? ¿A qué llaman?

Lo que sientan. La serie es un hecho artístico como el libro, más allá del negocio. Cada uno como ser humano tiene una concepción propia del hecho artístico, al igual que pasa con un cuadro de Picasso. Al ser un hecho artístico se puede decir lo que quiera de él más allá del canon. Eso es lo groso de las series, no hay canon. Hay rankings, pero no hay canon. De hecho, las notas que tratan sobre cómo están rankeadas las series son las menos leídas. La gente quiere ver opinión y discutir sobre eso porque es un hecho artístico.

Hoy en día está muy de moda 13 reasons why que toca temas serios, como el suicidio adolescente. En un contexto en el que en la tele ya ni los noticieros o los programas de política son serios, ¿podría pensarse que hay una trasposición y que paradójicamente las series hablan de lo serio?

No. Las series como todo hecho artístico hay de todo tipo y de todo género: comedia, tragicomedia, ciencia ficción, policiales, de guerra, históricas. No suplantan a nada de lo que tendría que ser serio. Representa los géneros que cualquier hecho artístico puede representar. Pero la gente se engancha con los temas serios. Se volvió todo un show, se volvió todo una serie. Se espectacularizó la política, están cambiando los paradigmas todo el tiempo porque está cambiando el mundo. La gente está podrida, quiere entretenimiento, saber quién se puso qué, qué música escuchó tal. Las series hablan de todo como cualquier hecho artístico. Lo que tiene que quedar de las series es su papel como divertimento pero también son arte. El arte también tiene su costado de show. Y está bien. Como no tienen canon parece que son más show. Ojalá nunca lo tengan, porque se perdería su esencia. Ezzs un lugar donde se expresan sentimientos, son arte, pero como hecho artístico son una revolución total.

El término spoilear tiene la misma incidencia que googlear. ¿A qué se debe?

A su impacto. Andrés Medina lo explica muy bien, siempre da ejemplos bárbaros. Antes si te contaban el final de una película te la arruinaban. Ahora está bueno porque se busca estar siempre primero. Es pararse en el lugar del “yo sé y vos no”, se volvió una competencia. Se volvió una institución cuando se volvió verbo como googlear. Spoilear ya forma parte de la sociedad y hoy en día la gente cuenta todo. Hay tanto fanatismo por las series y, como es un arte menor, spoilear está bien. No pasa lo mismo con el cine, el séptimo arte. Al no existir canon se puede entrometer, pero no es lo que pasa con las artes más serias. De hecho, en una presentación de HBO sobre lo que se venía para 2017, un jefe nos agradeció por spoilear porque dijo que de alguna manera le estábamos dando más interés a las series porque se termina hablando todavía más de ellas. Charlamos y nos daba la razón. Arrancamos spoileando, fuimos criticados por eso y ahora somos aplaudidos. El spoiler se transformó en una herramienta que vende. Se tira el hashtag cuando se emite el programa y ya está. Pero no se le puede contar el final de un libro a alguien, te matan. Aunque el final sea el mismo para todos, si se lo contás a alguien no va a querer leer el libro. Esta característica tiene que ver con este determinado hecho artístico, que es menos serio.

Sitio web: http://www.spoilertime.com




Mensajes

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.