19 de abril de 2017

Neuquén
Especiales

Relatos: "Como abuelitas"

Estos relatos forman parte de un homenaje a las Madres de Neuquén y Alto Valle, al conmemorarse 40 años de su existencia y su trayectoria de lucha y resistencia por memoria, verdad y justicia, y por la defensa y promoción de los derechos humanos en tiempos de dictadura, pero también en plena democracia. Compartimos el relato de Nair Hernández. Foto: Sol Busso.


Como abuelitas

Por: Nair Hernández, escuela Neuquén Oeste. Marzo, 2015

Cuando nos dijeron en el colegio que teníamos una posibilidad de invitar a las Madres del Alto Valle me puse contenta. Sólo teníamos que formular con nuestros compañeros una “carta de invitación” para que fueran al colegio a darnos una charla. Nos dijeron esto un día y al otro o a los dos días (más de eso no, porque al igual que yo, creo que todos estábamos entusiasmados con esto) teníamos la carta hecha.

Decidimos llevarla hasta la casa de las Madres nosotras (Mel y yo) fuimos caminando ya que no nos quedaba muy lejos. Nos atendió un hombre, recuerdo. Luego vino una de ellas, media seria, pero enseguida que dijimos que éramos alumnas de Candelmi (nuestra profesora de historia) cambió su seriedad a una sonrisa. Fue corto: dimos la carta, nos presentamos y nos fuimos.

Todo tercero organizamos el acto a la memoria: buscamos canciones que tengan que ver con el tema, fotos, frases, etc. Hablamos con los otros alumnos, ¡Comentándoles el notición! Todos se coparon…

Dieron la charla para todos, muchos estaban entusiasmados y hacían muchas preguntas, otros solo las miraban. Recuerdo que una de ellas la de anteojos, dijo algo así como: los vemos (refiriéndose a los jóvenes) y vemos a nuestros hijos, en cada mirada, cada gesto. Eso me quedó siempre, me conmovió. Anteriormente, cuando la vi por primera vez, me recordó a mi abuela.

Una viejita re hermosa, ¡las dos! Pero ella más.

Unos días antes de que fueran al colegio (si no me equivoco) fuimos a caminar al monumento de la madre con Alba (otra profesora), Nadia, Mel y yo y, que por supuesto, estaban ellas. Caminamos todas.

Decidimos hacerle un regalo a las Madres, nos juntamos los dos cursos y nos sacamos unas fotos y las pusimos en unos cuadros. Luego de la charla, compartimos todos, junto a ellas, un desayuno, charlas, divinas, me encantaron. Me abrace con la abuelita que me hacía acordar a mi abuela, durante esa mañana, se me acercó bastante a sacarme charla.

Ese día nos llenamos de energías lindas, abrazos, risas. Todos contentos, todos participamos de todo.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.