1ro de febrero de 2017

Quilmes (Buenos Aires)
Derechos Humanos

Se sancionó como ley la creación de espacio para la memoria en El Pozo de Quilmes


Fue publicado en el boletín oficial de la provincia de Buenos Aires y lo declara como "Bien de Interés Histórico Cultural". La ley fue aprobada por unanimidad en la legislatura bonaerense en diciembre y forma parte de una serie de reclamos históricos por parte de organizaciones de Derechos Humanos, sociales y políticas. Por El Caminante.


Fue publicado en el boletín oficial de la provincia de Buenos Aires y lo declara como "Bien de Interés Histórico Cultural". La ley fue aprobada por unanimidad en la legislatura bonaerense en diciembre y forma parte de una serie de reclamos históricos por parte de organizaciones de Derechos Humanos, sociales y políticas.

La ley nº 14.895 proclama la transferencia "a título gratuito a la Comisión Provincial por la Memoria creada por Ley 12.483 y modificatorias la administración, explotación, uso y goce, por el término de noventa y nueve (99) años el edificio ubicado en Garibaldi N° 650 esquina Allison Bell".

Además se desafectará en un plazo de sesenta días este inmueble donde hasta la fecha funcionaba (y sin interrupción desde el advenimiento democrático en 1983) la Delegación Departamentalde Investigaciones (DDI) y la Brigada de Investigaciones, ambas dependientes del gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

Dentro de los objetivos que plante a la normativa se resaltan:

- La contribuición a mantener viva la historia reciente de nuestro país en la memoria de las quilmeñas, quilmeños y bonaerenses.

- Fomentar el estudio, la investigación y la difusión de los hechos vinculados al autoritarismo durante todos los golpes militares, y en particular, con el Terrorismo de Estado durante la dictadura cívico militar instaurada a partir del 24 de marzo de 1976.

- Conformar un archivo y centro de documentación especializado en memoria y derechos humanos que incluya el archivo biográfico, fotográfico, audiovisual y bibliográfico de detenidos desaparecidos.

- Apoyar el desarrollo de los denominados juicios por crímenes de lesa humanidad en curso o que se abran en el futuro para la búsqueda de la Verdad y la Justicia.

- Colaborar con la búsqueda de hijas, hijos, nietas y nietos de personas detenidas/desaparecidas en la dictadura cívico militar de 1976.

- Promover un enfoque de género y diversidad en la construcción del sitio y las activi-
dades desarrolladas.

- Fomentar el estudio, investigación y difusión de luchas sociales y populares así
como de los genocidios históricos y de los pueblos originarios llevadas a cabo en el territorio de Quilmes, de la provincia de Buenos Aires, de la Nación y de los pueblos latinoa-mericanos.

- Desarrollar actividades educativas, culturales y artísticas de promoción y protección
de los Derechos Humanos.

- Promover la participación de las jóvenes y los jóvenes en el Sitio y en las actividades que se desarrollen.

- Realizar actividades de promoción y protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes en el marco de la Ley 13.298 y modificatorias, y en el marco nacional e
internacional en la materia.

- Contribuir al registro y sistematización de casos de Violencia Institucional ocurridos
en Quilmes y en territorio bonaerense.

- Propiciar la conformación y fortalecimiento de redes de Sitios de la Memoria a nivelprovincial, nacional y latinoamericano.

Por otra parte, se estableció la formación de un Consejo del Sitio para la Memoria, Defensa y Promoción de los Derechos Humanos -Ex Centro Clandestino de Detención Pozo de Quilmes. Esta entidad será conformado por tres (3) integrantes designados por la Comisión Provincial por la Memoria, un/a (1) integrante de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, un/a (1) integrante de la Municipalidad de Quilmes y las personas, instituciones y organizaciones integrantes del Colectivo Quilmes Memoria, Verdad y Justicia constituido a 40 años del golpe genocida a partir de la iniciativa Más que Nunca, Nunca Más, quienes conformaran la mayoría en el Consejo.

Cabe destacar que desde el 1 de enero de 1977 la Brigada de Investigaciones de Quilmes que funcionaba en ese espacio “fue suprimida con motivo de la nueva organización aprobada por la Jefatura” y el edificio “permaneció a disposición de la autoridad militar” y pasaba a funcionar bajo la órbita de las autoridades militares “en todo lo inherente a la lucha contra la subversión”. Hasta entonces había albergado a algunos detenidos de la Dictadura que, por orden del Director de Investigaciones de la Policía de la provincia de Buenos Aires, Miguel Osvaldo Etchecolatz, se trasladaron a otras dependencias y se transformó a la Brigada en un lugar exclusivo de alojamiento de prisioneros ilegales.

El “Pozo de Quilmes” funcionó ininterrumpidamente durante dos años como Centro Clandestino de Detención y Tortura formando parte del “Circuito Camps” que nucleaba varios centros clandestinos de detención que establecían conexiones sistemáticas. El espacio cumplía funciones específicas dentro del Plan Cóndor: como eslabón de “depósito de prisioneros”, lugar de obtención de información, y uno de los pasos previos a la decisión sobre el destino de cada detenido-desaparecido.

Junto con El Vesubio, ubicado en Ciudad Evita, en el partido de La Matanza, tuvieron un numeroso caudal de embarazadas detenidas que eran trasladadas a otros centros al momento del parto. Las embarazadas del Pozo de Quilmes solían ser trasladadas al Pozo de Banfield donde eran atendidas por el médico policial Jorge Antonio Bergés, que en la actualidad se encuentra detenido, tras gozar de prision domiciliaria hasta abril del año pasado y luego de sucesivas movilizaciones populares en su contra.

Cuando la Brigada de Investigaciones de Quilmes dejó de ser utilizada como centro clandestino de detención, y antes de que la Conadep realizara inspecciones oculares con sobrevivientes, el espacio fue modificado para ocultar sus rasgos más reconocibles. En el edificio de los calabozos, se sacó el portón de hierro (aunque el riel sobre el que corría permaneció intacto), se ocultó la escalera estrecha por la cual ascendían y descendían los prisioneros, se tapió la parrilla y se pintaron las paredes de los calabozos y celdas.

Con la llegada de la democracia El Pozo cambió de fachada pero no de espiritu. Desde entonces en ese lugar, por donde pasaron cientos de detenidos y detenidas clandestinas que dieron testimonio sobre las torturas que allí sufrían, funciona una Dirección Departamental de Investigaciones de la Policía Bonaerense.

Sin embargo, fueron recurrentes los reclamos por años de parte de asociaciones de ex detenidos y de organizaciones políticas, sociales y agrupaciones juveniles independientes por la restitución de El Pozo como espacio para la Memoria y contra su señalización protocolar durante la gestión de Francisco Barba Gutiérrez. Hay que añadir que hay un bajo porcentaje de represores procesados (en 2014 eran sólo 6 por su vinculacion directa con este CCD, aunque pasaron más de un centenar de personas por allí), sumado a varios detenidos con prisión domciliaria, otros tantos prófugos y otros a los que se les dictó falta de mérito.

El dato saliente es que en marzo del año pasado, el actual intendente por CAMBIEMOS, Martiniano Molina, confundió el Pozo de Quilmes, con un bache de calle.




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.