25 de enero de 2017

Medios

El gran cerco argentino (II)

En la segunda semana del conflicto por los despidos en Artes Gráficas Rioplatense S.A. (AGR-Clarín), el cerco mediático impuesto por esta corporación mediática presentó un grado aún mayor de alevosía, superando los límites del absurdo informativo. Mientras los trabajadores mantienen alta su moral y siguen firmes en la lucha, el cerco resulta cada vez más inocultable. Por Ramiro Giganti para ANRed/Imágenes: Nicolás Avelluto / Ilustración: Disculpen la molestia


Como lo habían decidido en el plenario desarrollado el pasado sábado, los trabajadores iniciaron la jornada nacional de lucha con una manifestación frente a Canal 13, en las Calles San Juan y 9 De Julio. También se fueron desarrollando otras acciones en las redacciones de diarios pertenecientes al grupo Clarín en distintos puntos del país. Como era de esperarse nuevamente la movilización fue masiva, pero no contó con la presencia de móviles de ninguno de los noticieros de los principales canales de televisión. Es decir que además de no contar con la cobertura de Todo Noticias, ni Canal 13, tampoco hubo coberturas por otros canales de noticias (ni C5N, ni Crónica, ni América 24, por mencionar algunos), dejando en evidencia la farsa de la “libre competencia”.

Lo curioso fue que al desarrollarse frente a los estudios de Canal 13 - Todo Noticias, el ventanal que suele ser escenografía mientras transcurre la programación apuntaba justo al lugar donde se desarrollaban las manifestaciones. Mientras circulaban noticias, muchas de ellas de un alto nivel de superficialidad (desde la “selfie” con el delfín, hasta el cráter en San Cristóbal, o la situación sentimental de personajes de la farándula) nada informaban sobre una masiva movilización en las inmediaciones del canal. Fue luego de cortar la bajada de autopista, donde el medio “informó” sobre un “corte de calle”. Mientras los conductores tartamudeaban, sin dar información el zócalo afirmaba “por la protesta de trabajadores de un taller gráfico” si, “un taller gráfico” no el taller que pertenece a ese grupo empresario.

Extendiendo los niveles de ausencia de vergüenza, cambiaron la escenografía de fondo para evitar que se vea una enorme bandera con la consigna “Canal 13/ TN informá, AGR-Clarín ocupada contra los despidos”, además de la enorme convocatoria de la movilización. Los conductores amontonados en un lugar para evitar ampliar el plano seguían balbuceando palabras, aunque cada vez con menos tiempo en el aire. Las coberturas de otras noticias alternaban con la publicidad. Incluso salió al aire varios minutos Elisa Carrió defendiendo las vacaciones de Maria Eugenia Vidal diciendo que “la pobrecita estaba extenuada”. Todo vale, con tal de no informar.

Mientras esto sucedía, las redes sociales desbordaban, en Twitter, el hastag #ClarinDespide ascendía en la lista de tendencias hasta llegar a la cima. Muchos trabajadores del canal mandaban mensaje de aliento a los manifestantes. Pero nada de esto salía al aire. Un mundo totalmente distinto era transmitido desde los noticieros.

“Con la plata de nuestros impuestos”

Mientras los medios corporativos informan de manera parcial, omitiendo noticias trascendentes, o en otros casos (como la represión a las comunidades mapuche) criminalizando a las víctimas, reciben millones de pesos en concepto de “pauta publicitaria”. Ese dinero, que consiste en publicidades de distintos organismos gubernamentales, proviene, como todo dinero estatal, de los impuestos y el esfuerzo de los trabajadores. Mientras agoreros del libre mercado se quejaban del uso de dinero estatal para transmitir partidos de fútbol en televisión abierta, con la excusa de que ese dinero “falta en escuelas y hospitales” nada dicen sobre los millones que reciben los principales medios hegemónicos en concepto de pauta estatal, dinero que podría destinar en escuelas y hospitales, por solo mencionar dos posibles usos alternativos.

En el pasado 2016, el Grupo Clarín se vio beneficiado por el fuerte incremento de dinero recibido por pauta publicitaria de parte del gobierno. Sin embargo inició el 2017 cerrando la planta de AGR, despidiendo a 380 trabajadores con la excusa de una crisis. Si hubo una empresa que no la ha sufrido fue precisamente el Grupo Clarín. Parafraseando el discurso liberal, utilizado para justificar recortes estatales: parte del dinero que un asalariado paga como impuesto a las ganancias, o una persona de menos recursos por el IVA a los alimentos, es destinado a las arcas de “el gran diario argentino”.

Mientras desde ese medio, y otros, se difunden noticias xenófobas denunciando la ilegalidad de inmigrantes desposeídos, este multimedia despide trabajadores organizados sindicalmente bajo convenio mientras produce tercerizando en empresas clandestinas que explotan trabajadores fuera de convenio: una ilegalidad a gran escala, superior a los pequeños ilegalismos denunciados cotidianamente. Esta práctica fue denunciada por los trabajadores de AGR, quienes mostraron revistas en donde decía que eran impresas en la planta de AGR, información que desmintieron denunciando el uso de talleres clandestinos, para desarrollar parte de las tareas por menor costo.

video: Grafica de una lucha

Cuando la realidad llega a Los Simpson

Video simpson:

El día anterior a la jornada, un video se hizo viral en las redes: la artista Valentina Cooke, junto a trabajadores de la gráfica y El Ojo Obrero, hicieron una performance recreando aquel episodio donde Homero Simpson junto a sus compañeros de trabajo le hacen una huelga al Señor Burns parando la planta de energía. El video fue tendencia en Youtube, y también circuló en otras redes, incluso difundido por cuentas populares de fanáticos de los Simpson. El video llegó incluso a uno de los guionistas de ese episodio de la famosa serie televisiva, Jay Kogen, y contó con su visto bueno. También, y como era de esperar, se generaron numerosos twits bromeando sobre “las predicciones de Los Simpsons”, sumando la lucha de los trabajadores de AGR a una larga lista de episodios.

Video Valentina:

Este dato, además de anecdótico, da cuenta de la trascendencia que está tomando el conflicto, a pesar de la desinformación de los medios hegemónicos y de la importancia de las estrategias de comunicación para poder sortear el cerco impuesto por las grandes corporaciones. El episodio termina con el Señor Burns cediendo, pero convenciendo a Homero de abandonar la actividad sindical. Quien escribe desea que la primer parte sea el desenlace de esta historia, sin despidos ni cercos mediáticos y sin condiciones que dañen la libertad sindical. El camino para lograrlo es uno solo, y aunque los medios no lo cuenten está ahí, a la vista de todos. Los trabajadores de AGR siguen poniendo en evidencia, no solo las condiciones laborales a las que la empresa quiere someter a la totalidad de sus trabajadores, sino también la miseria informativa a la que estamos sometidos.

Nota anterior:

El gran cerco argentino




¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?

Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.